Sin efecto Esperanza

Ya no somos capaces ni de cuidar la mejor labor que realizamos en materia de prevención, a pesar de que en los últimos días ha quedado demostrada su relevancia. Los médicos han sido capaces de detectar un cáncer de mama en Esperanza Aguirre, una política de gran fama que, a pesar de tener revuelta la sanidad en Madrid con “gestión privada de los centros públicos”, apuesta decididamente por la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad. Sin embargo, aquí en Murcia, donde juramos y perjuramos que nadie ha hablado de gestión privada, somos incapaces de mimar y de cumplir nuestros compromisos con la Asociación Contra el Cáncer para que puedan realizar esa magnífica labor de detección del cáncer de mama cuanto antes para poder curarlo. Necesitamos un cambio en la dinámica y en las personas que dirigen nuestra sanidad porque les falta sensibilidad.