Cosa de dos

  • Teatro: Gata sobre tejado de zinc caliente

Olviden en casa el miedo a las cortinas de humo y déjense cegar en sentido literal por los neones y en todos los demás sentidos por los desnudos, por las plantas de algodón y por el (sublime) piano de Raffel Plana. En el Cat on a Hot Tin Roof concebido por Àlex Rigola nada está de más, excepto por el adjetivo que ha elegido tomar del título original, ni de menos, excepto por el par de artículos que pierde en relación con la traducción usual Gata sobre tejado de zinc caliente. Así son las adaptaciones libres, y si son como ésta sean bienvenidas.

Rigola ha reducido a seis el número de personajes. Sobre el papel, porque luego, en la hermosa, abierta y simbólica escena que ha creado Max Glaenzel, el drama de Tennesse Williams se vuelve cosa de dos.

Andreu Benito da vida a un abuelo difícil de superar, despiadado aun en el afecto, y Joan Carreras interpreta a un Brick estupendamente patético que vive sumido en el alcohol. Los diálogos entre ambos, el amor incondicional del padre enfermo que se ablanda por un hijo que se autoengaña respecto a su condición sexual y, sobre todo, la incomunicación, las palabras pronunciadas y obviadas, las paredes que sí escuchan... esta es la Gata de Rigola. Donde haya quedado Maggie apenas importa.

  • La obra se representa en Madrid, Teatro Valle-Inclán, hasta el 27 de febrero. Marzo: Málaga, Teatro Cánovas, días 12 y 13. Abril: Sevilla, Teatro Central, días 1 y 2; Santiago de Compostela, Teatro Principal, 5 y 6; St. Joan Despí, Auditori Miquel Martí i Pol, 9; El Prat del Llobregat, Teatre Modern, 10. Mayo: Sta. Coloma de Gramanet, Teatre Sagarra, día 14. Más información: Página web del Teatre Lliure.