Despertà en febrero

A nuestras autoridades municipales les gustó tanto la idea y les importa tan poco el descanso de los ciudadanos (véase lo que han tenido que batallar los del Carmen para que se ponga en marcha un plan antirruido), que decidió convertir la ocurrencia en una tradición, y ayer 1.200 falleros nos regalaron otra despertà a las ocho de la mañana, con mascletà incluida. Pues que sepan los falleros y los mandamases de la fiesta que cuando ésta se celebraba del 12 al 19 de marzo, no hace mucho, cualquier valenciano hacía el esfuerzo de soportar las incomodidades que generan las Fallas para quien no participa en ellas. Pero que tres semanas de mascletaes, carpas, cortes de calles y atascos, unidos a despertaes fuera de calendario, antes generan hartazgo que afición. Y eso no es bueno para la fiesta.