Fuera de juego

Los que dijeron no a Irak son los primeros en hacerse la foto con el todopoderoso. Francia y Alemania saben que crecerán si las relaciones con los Estados Unidos son buenas y por eso celebraron encuentros bilaterales en los que, seguro, han negociado acuerdos comerciales importantes. Por el contrario, nuestro presidente, que mendigaba una audiencia, se conformó con siete segundos y un «¡Hola!, ¿qué tal, amigo?». Eso sí, en español, para que lo entendiera. Resulta patético ver la foto de Rodríguez Zapatero con los dictadores Castro y Chávez, mientras, los que considera sus amigos, Francia, Alemania y el Reino Unido, se la hacen con Bush. España, que sigue siendo la octava potencia mundial, gracias al gobierno del Partido Popular, ha dejado de estar entre los grandes, políticamente hablando, y en los diez meses de gobierno socialista ha perdido el prestigio internacional que tenía.