La delgadez de Letizia

Doña Letizia siempre ha sido una mujer delgada. Puede que el problema sea otro. Extraña que los asesores de Zarzuela le hayan permitido lucir vestidos tan reveladores en alguna de sus últimas apariciones públicas.

También resulta extraña la enorme importancia que se ha dado al tema en algún que otro programa de televisión, cuando este tipo de asuntos, normalmente por acuerdo tácito, no se tratan. La Infanta Elena también exhibió una delgadez preocupante durante una temporada y nadie puso el dedo en ninguna llaga. Las revistas del corazón no eligieron precisamente las fotos en las cuales se la veía más desmejorada. Quienes conocieron a la Princesa cuando trabajaba en TVE nunca la vieron pedir comida de régimen en el comedor. Lo cierto es que es vox populi que en La Zarzuela todos están a dieta. Si la Princesa de Asturias necesita engordar, menos lechuguitas y judías verdes a 10 euros y más donuts, cocido, litros de nata y tabletas de chocolate. Por cierto, ¿qué menú le ofreció Joaquín Sabina en la cena con la que obsequió a los Príncipes en su domicilio madrileño hace unos días? ¿La alimentó con los ya famosos ripios a Letizia? Según La Vanguardia también asistieron Víctor Manuel y Ana Belén, así como Serrat. Toda una cena republicana de ringo rango.