‘Fargo’ en San Vicente

Uno de ellos es que son objetos perfectamente diseñados para ir dejándoselos por ahí. Sin ir más lejos, una pareja de ladrones ha sido detenida porque se dejaron olvidado un móvil en la casa que habían asaltado; bueno, por eso, y porque la noche de antes del robo, el coche que conducían había quedado retenido por la Policía en un control de alcoholemia, y el número de contacto que dieron para poder recuperarlo era el del móvil más tarde olvidado. Todo muy profesional: ¿es que entraron en la casa con el teléfono en la boca? ¿O es que los llamó alguien durante el trabajito? Además parece que llevaban unas cervezas, y que se las bebieron; ya se ve que iban preparados por si se tomaban un descansito.

También llama la atención que se dejaran varias mochilas con objetos robados: ¿fueron a robar sin coche y sólo pudieron llevarse lo que podían cargar? ¿Y cómo se les ocurrió presentarse a la Policía para recuperar el coche? Es como una película de los hermanos Cohen, pero sin sangre.