Jesús Gil, vivo como Elvis

Una leyenda rural galopa por Marbella, justo ahora, cuando le han quitado al Ayuntamiento la potestad de conceder licencias para construir. El que fuera presidente del Atlético de Madrid estaría en Venezuela, y allí le habrían mandado al ya difunto Imperioso, donde –siempre según los dimes y diretes– bien podría estar cabalgando con Chávez y de donde retornaría algún día para volver a mangonear en el Atleti. ¡La imaginación al poder!

Visto y no visto. El martes Paloma Barrientos daba la noticia en el programa de Ana Rosa Quintana. Ana Escribano, la última novia de Carlos Larrañaga, estaba embarazada: la prueba del Predictor había resultado positiva. Sólo faltó enseñar su orina. Al día siguiente, en el mismo programa, se informaba sobre las pérdidas que casi en ese instante sufría la supuesta embarazada. Luego se quejarán de que los medios invaden su intimidad...