O jugamos todos...

Está bien que todos colaboremos en la salida de la crisis porque es necesaria la solidaridad entre los habitantes de un pueblo. Ahora bien, cuando decimos TODOS, nos referimos a TODOS, TODOS. Y eso, por desgracia, no parece que vaya a ser así.

A los funcionarios les rebajan el sueldo, a los pensionistas, se lo congelan, a los nuevos padres les quitan la ayuda de 2.500 euros por nacimiento, a los dependientes les recortan las ayudas (en Murcia llegaban tarde y mal así es que no lo van a notar demasiado), subirán los impuesto y aumentarán el IVA. Vale. Todo es necesario y habrá que apretarse el cinturón aunque sólo sea pensando en esos casi cinco millones de parados que se encuentran en una situación desesperada.

Pero, ¿qué hacemos con los grandes sueldos de los consejos de administración?, ¿qué hacemos con las jubilaciones “king-size” que se llevan los dirigentes de los bancos, bancos a los que hemos tenido que ayudar económicamente con nuestros impuestos?, ¿se rebajarán proporcionalmente todos los altos cargos? En fin, muchas preguntas en el aire pero, como decía al principio, o jugamos todos, o rompemos la baraja...