De la quiniela hípica

Una señorita explicaba el complejo funcionamiento de la nueva quiniela hípica, nacida al calor de la reapertura en Madrid del Hipódromo de la Zarzuela. «Si usted cree que en la primera carrera va a ganar el caballo que lleva el número 3, pues pone una cruz en el número 3».

Juro que era una señorita, y no Lupita, quien daba tan básicas instrucciones a los espectadores. En un reflexivo retiro me puse a pensar en la tontuna que acababa de presenciar y me di cuenta que no lo era tanto.

Estamos en la época de los mensajes de móviles para votar al mejor de Operación Triunfo , al más malote de Gran Hermano o para poner a parir al tertuliano Kiko de A tu lado. Ya se ha perdido la cultura del papel y el lapicero frente a la tele. Ya nadie toma nota o manda cartas con matasello a los programas.

Ahora todo va vía móvil. Y claro, es razonable que haya gente a la que hay que explicarle hasta cómo funciona un bolígrafo.

Con los SMS a mucha gente se le ha olvidado hasta cómo funciona el papel y el lapicero.