¿Volem i podem?

Aunque Camps no quiera, en Valencia se habla de política. Es lo que tiene el asunto de la Gürtel: desnuda las miserias del poder y la gente reacciona. La derecha afronta la caída de un emperador con pies de barro y la izquierda sigue esperando a Godot (Por cierto, mañana hay convocada una manifestación contra la corrupción).

El PSPV sigue ahuyentando a buena parte de la izquierda sociológica a base de palabrería hueca y acciones incomprensibles. Broseta, su nuevo secretario en la ciudad de Valencia, asegura que trae aires de renovación aunque su elección no huele a fresco, con pactos entre las familias que apadrinan al candidato oficial y malas artes para anular la disidencia. Como para confiarles la gestión de lo público.

Pero entre sus militantes también hay vida política más allá del aparato. Los de Volem i Podem apuestan por regenerar el partido, tienen ideas, propuestas y la voluntad de hacerlas posibles desde la izquierda. ¿Las despreciarán los dirigentes? Habrá que ver si de verdad el PSPV quiere salir de la larga noche de difuntos en la que sigue sumido.