Turismo reproductivo

Una agencia de viajes y una clínica de reproducción asistida de Alicante ofrecen días de descanso al borde del mar más un tratamiento de reproducción. Dicen que responden a las demandas del mercado y desde luego es difícil de objetar la oportunidad de la medida y la habilidad comercial.

Cada vez existen más peticiones de tratamientos de este tipo y muchas de ellas provienen de países cuyas legislaciones son más restrictivas que la española. El negocio pues es imaginativo y redondo. ¿El negocio? Si ya es inquietante el llamado turismo médico que mezcla salud con bono hoteles, lo del turismo reproductivo da vértigo. Aseguran que las clientes accederán cómodamente a estas técnicas con masaje y tratamiento de belleza incluido.

¿Qué pensarán las mujeres para las que los tratamientos de reproducción han supuesto un trance mezcla de ansiedad, dolor y frustración? Si hasta las que consiguen un embarazo hablan de la dureza del proceso. Se pueden vender infinidad de espejismos, siempre hay comprador. Pero que nadie se sorprenda en este caso del alcance de las reclamaciones. 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA