Al César, lo del César

Ya era hora de que las autoridades sanitarias pusieran las cosas claras: faltan médicos de familia, en Murcia, en Madrid y hasta en Lepe, pero mientras tanto restringimos el acceso a las facultades de Medicina para formar pocos médicos e importamos facultativos de otros países. Ahora es necesario que la Administración analice las causas y exija soluciones. Me permito sugerirles algunas para que cambie el panorama en la Región de Murcia: incorporar la asignatura obligatoria de medicina de familia en la Universidad de Murcia; pedir a la Comunidad Autónoma sus necesidades de aquí en adelante y acondicionar el número de plazas ofertadas en la Facultad de Medicina, y crear presupuestos específicos para que se pueda formar a los médicos murcianos del futuro de la mejor manera. Una vez que el Ministerio de Sanidad se ha decidido a poner encima de la mesa la cuestión real de la falta de médicos, por favor que no quede en otra declaración más de intenciones y tome nota el otro departamento implicado: el Ministerio de Educación.