Miedo me da estar a medias

No es lo mismo el punto medio -donde muchas veces se dice que está la virtud- que tener las cosas a medias. Si algo está medias es que algo falla: o no se ha llegado al punto óptimo, o es que la situación normal ha empeorado.

Viendo lo que pasa en Madrid últimamente miedo me da todo lo que está a medias. Trenes que no completan su recorrido en el Metro para ahorrar costes, falta de personal y equipos de emergencias en los túneles de la M-30, menos carriles desde hoy en la calle Serrano por las obras, iluminación escasa en el anillo verde ciclista, retirada de fuentes de agua potable en las calles...

Eso por no hablar de que hasta el nuevo Windsor no va a ser lo que era porque tendrá 4 plantas menos y de que la comisión del espionaje se nos ha quedado a medias.

Llegado a este punto, me pregunto qué pasaría si nuestra representación política se quedara a la mitad... y sus sueldos también.