Inoperantes

E l Gobierno de Tabarca (o Ayuntamiento de Alicante) intenta superar al surrealismo, corriente intelectual que se divertía un huevo, pero sin gastarse pasta de los demás, no como nuestros políticos. El pasado martes, por ejemplo, diluvió a tope. Bien, pues a pesar del chaparrón, las hidrolimpiadoras de Inusa se dedicaron a aclarar, desde las 7.20 de la mañana hasta las 12.00 del mediodía, algunas calles del Casco Antiguo, en un acto patético y cruel, con órdenes de arriba. Imagínenselo, el fango y el agua resbalando desde el Benacantil y los artilugios dando la lata al vecindario durante cinco horas, para que, al retirarse, todo quedara casi igual. Por si fuera poco, las farolas estuvieron encendidas hasta las doce, para evitar tropiezos, en un barrio donde casi todas las concejalías tienen algún quiosco. Supongo lo que pasa: en Cultura diciendo que la responsabilidad es de Atención Urbana; ahí, que de Vivienda; y en Participación Ciudadana que de Riegos de Levante o Drácula. Excesivos burócratas. Demasiado edil inservible, infructuoso, infecundo y baldío.