Cómo cumplir lo que predico

Con lo que ha llovido en Marbella, Estepona y otros ayuntamientos, la Junta sigue considerándose garante de la legalidad urbanística, continúa predicando como si nada. Al lodo se añaden dos nuevas tormentas: primera, un informe de la Fiscalía de Málaga considera la actitud de la administración autónoma «complaciente y poco beligerante», hasta el punto de creer «extraño» que no lleguen más denuncias desde la Consejería de Medio Ambiente, que dispone de un cuerpo de inspectores propio; segunda, con más aparato eléctrico aún, un juez acusa a la Junta de prevaricación en el caso del hotel del Algarrobico, pues ignoró la Ley de Costas y su propio plan del parque natural del Cabo de Gata.

Esto último es particularmente delirante, pues resulta de una sentencia que da la razón a Salvemos Mojácar (ONG ecologista), que planteó un recurso ¡al que se sumó la Junta! Es decir, lo que Chaves teje con la mano derecha lo intenta deshacer con la izquierda.