Pedanías: "far west"

Los ciudadanos que residen en las pedanías de la capital de la Región viven alejados de casi todo, o, al menos, así lo perciben. Expresiones como: "Nos sentimos abandonados, lejos de Murcia", manifestadas ayer en estas páginas por Antonio Leal, presidente de la asociación de vecinos de Beniaján, se repiten en la periferia.

El centro de Murcia tiene una situación de privilegio, la misma a la que aspiran los vecinos alejados apenas unos kilómetros. Por ello, no son de extrañar movimientos ciudadanos secesionistas que pretenden conseguir un ayuntamiento propio. En el "far west" de Murcia, es decir, en El Palmar, la reclamación independentista de carácter municipal cuenta con el apoyo de múltiples colectivos que ostentan una amplia representación hasta en Internet.

El horizonte lejano de la capital está por decidir y no hay ninguna oferta política clara, o bien entendida por los ciudadanos, que explique cuál será la organización municipal en el 2020, por ejemplo, cuando Murcia haya duplicado su población. Y, si no, hagan un "preguntao".