El PP sueña despierto

Un videojuego, simulador de resultados electorales, fue la única ‘persona' que recogía el éxito electoral tan aplastante del PP en la Región antes de las votaciones. Ese pasatiempo se hizo realidad, como en los cuentos, ahora virtuales, que cada vez nos aproximan más a la realidad.

Hasta última hora de la noche del domingo los representantes del PP fueron muy cautos: no podía ser, el techo de su casa electoral crecía y crecía. En un sentido positivo, Murcia vive un nacionalismo valcarcista. Frente a la amenaza de Madrid en infraestructuras, agua o emigración, se cierran filas y se da el apoyo al partido del mayor líder de la historia electoral de la Región. En esta Comunidad, Rajoy se llama Ramón Luis. Por cierto, ¿cómo se planteará su futuro Valcárcel con estos resultados?

Al PSOE regional y a Pedro Saura se les atisban tiempos difíciles (¿congreso extraordinario y sangre?). Pensaban que una mayor participación movilizaría a los socialistas dormidos, pero la sorpresa ha sido que no los hay. El toque de arrebato ha animado a más indecisos populares. La pobre IU se marchita en un sueño mortecino de princesas rojas. La quieren, pero no la votan.