La quinta rueda del carro

Bien está lo que bien acaba y así fue con la entrevista que mantuvieron el presidente del Gobierno y el de nuestra Región, donde además de las previsibles demandas económicas –cada día siento más admiración por el ministro Solbes–, acordaron sin gran esfuerzo que nuestro consensuado Estatuto recorrería a gran velocidad el itinerario legal y se aprobaría solemnemente en noviembre.

Como si pintara algo en la obra, el inefable Villalba nos aclaraba dos días más tarde que estaba dispuesto a retirar todas las enmiendas del grupo socialista que no fueran asumidas por el Partido Popular.

Ejemplo de «no-noticia» o de rueda supernumeraria, pues nos hubiera asombrado muchísimo lo contrario. Juan Vicente Herrera se reserva siempre el papel más lúcido –cortés y moderado– y deja a algún subalterno distraerse con la caja de los truenos.

Ahora ha sido Santiago Juárez el encargado de calificar de «zapatéticas» las pretensiones sobrevenidas del Gobierno de buscar soluciones al problema de la vivienda, consideradas también como parte de una «traca final» con la que Zapatero se despediría de la historia.