¿Está su marido?

Pregunta que junto al ¿está su señora? creíamos desterrada de la vida cotidiana. Las expresiones de un idioma denotan las actitudes, valores y creencias del grupo social. Éstas son preguntas sexistas utilizadas durante años en las primeras estrategias de venta agresiva para productos domésticos. La primera pregunta se la formulaban a ella, cuando se trataba de dar explicaciones y razones más técnicas que hacían imprescindible la adquisición del producto. La segunda se la formulaban a él, cuando se trataba de vender productos de uso sencillo y práctico.

Todo fundamentado en la estúpida creencia sexista de que los unos inventan la gamuza y las otras sacan el polvo con ella, o lo que es lo mismo, los unos inventan el interruptor y las otras le dan sin pensar. A pesar de lo que hemos avanzado en clarificar las mentes, todavía hay quien sigue obcecado: la empresa VDF de Cardedeu, dedicada a vender aparatos de ósmosis. Una vez le han preguntado lo simple a «la señora de la casa» por teléfono, le sueltan: ¿cuándo está su marido?... con el consiguiente cabreo de más de una mujer. Y la consiguiente pérdida de la oportunidad de venta.