Primer fiasco

Tú ya has emitido tu veredicto, darling. Quart es culpable. El cura de barbita cuidada y sonrisa seductora no ha calado. Da igual la intriga que haya en cada capítulo, las peleas internas de la Iglesia y los cadáveres que aparezcan en los refectorios. Como da igual que se base en un libro de Pérez-Reverte o que se emita a la mejor hora posible. Hay algo que chirría en la serie. Una falta de naturalidad espantosa, fruto de una criba (un casting) descuidada. Y a ello se añade el secular pecado capital de las series españolas que tienen algo de acción: se ruedan muy mal. Parece que basta con menear la cámara y con montar estos tembleques en una sucesión rapidísima de encuadres rotos para que crean que funciona.

Pésimo tiroteo. En el caso de Quart no he visto una escena de un tiroteo más pésima desde los tiempos de Petra Delicado, que ya es decir. Producida por Endemol –sí, la misma–, Quart es uno de los primeros fiascos de la temporada. La verdad es que empiezo a sentir lástima por Antena 3.