El precio de la gota

El doloroso pie es el coste de un gen que retrasa envejecer, pero que provoca una enfermedad.

I magínese que siente un dolor punzante en el dedo gordo del pie y comprueba, horrorizado, que está hinchado. Corre al médico y él le confirma sus temores: tiene gota debido a la presencia de cristales de ácido úrico en el líquido sinovial. Se acabó comer marisco. El nivel de ácido úrico es más elevado en los humanos que en el resto de los primates y, al parecer, está relacionado con la longevidad. Evidentemente, esto no quiere decir que los que tengan gota vayan a vivir más que el resto. No es así, o al menos no tenemos evidencias de ello. Lo que sí parece cierto es que las especies que tienen una vida más alta poseen niveles de ácido úrico más elevados que el resto. Entre otras causas, los llamados radicales libres, moléculas muy reactivas que dañan cualquier tejido con el que contactan, son responsables de que no vivamos para siempre. Para evitar el daño, nuestro cuerpo ha desarrollado defensas. Una de las más importantes es el superóxido dismutasa, cuya carencia podría ser uno de los elementos desencadenantes de la esclerosis lateral amiotrófica. Los niveles de esta sustancia en el cuerpo están relacionados con la longevidad de una especie. De igual modo, el ácido úrico también colabora en la batalla por la vida eterna.

Al contrario que otros mamíferos, los humanos hemos perdido la capacidad de descomponerla y en muchas personas la cantidad presente en el organismo es cercana al límite de la gota. El ácido úrico ataca ciertas moléculas de oxígeno muy reactivas capaces de hacer mucho daño a los tejidos y, por tanto, causantes de un envejecimiento rápido. Como todo en esta vida, el que algo quiere, algo le cuesta, y si queremos vivir más tiempo, debemos pagar el precio de ser más propensos que otros animales a sufrir de gota. Es el precio de la evolución. El doloroso pie con gota representa el coste de un gen que retarda el envejecimiento, pero que tiene como consecuencia una enfermedad.

sabadell@100cia.com