Arques, Alperi y Miró

Si nadie lo frena, el alcalde Luis Díaz arrasará la finca centenaria Benissaudet (en San Nicolás de Bari) que alojaba en el estío al más importante escritor alicantino, Gabriel Miró, allá por los años 20 del pasado siglo, y donde remató algunas de sus mejores páginas. El propósito (electoral y cruel) es reconstruirla, en una suerte de decorado falso y terramítico, derrochando (¡qué novedad!) más de 3,6 millones de euros después de que el Consistorio (de José Luis Lassaleta) ya invirtiera 73 millones de las antiguas pesetas en 1984 para comprarla a sus herederos.

No es de extrañar, pues, el legítimo enfado de muchos vecinos, y el del alcaldable del Bloc-Els Verds, Antoni Arques, siempre de San Nicolás, el único que ayer, dolido, denunció cómo Alperi «pretende cepillarse otro patrimonio cultural de Alicante sin justificación», y que el ex edil de Empleo, José María Rodríguez Galant, «utilizó la finca durante años como casa cobaya o experimental de Formación Permanente, machacándola». Salvem Benissaudet!