130 millones por un estadio

Estos días, Florentino Pérez anda frotándose las manos. Por fin va a apuntar como cobrada la obra del Estadio Olímpico de Sevilla. Antes del próximo martes la Junta, el Gobierno central, el Ayuntamiento de Sevilla y la Diputación provincial desembolsarán el 63% de 7,7 millones de euros; el resto, en el mes de abril. Con ello, se habrá acabado de pagar la construcción del único estadio olímpico del mundo en el que nunca se han celebrado unas olimpiadas.

Y la suma final es aterradora, 130 millones de euros, lo que equivale a una cuarta parte de lo que nos va costar el metro de Málaga y más que el primer tramo de la futura ronda SE-40 de la capital andaluza. Y esos trenes y carreteras sí que serán útiles a los ciudadanos, porque el Estadio Olímpico sigue vacío y sin uso. Fue Alejandro Rojas Marcos el que se despidió de la política dejándonos semejante roncha, pero los demás se lo consintieron. Parece que Betis y Sevilla podrían utilizarlo mientras remodelan sus respectivos campos de fútbol. Todo un lujo para los dos equipos pagado a precio de oro por todos los españoles.