Memoria del barrio extinto

Los niños de la Málaga actual tal vez nunca oirán hablar de El Bulto. Yo fui niña en los años setenta, y entonces El Bulto era sinónimo de marginación y delincuencia. Ahora, el viejo barrio de pescadores adosado a El Perchel (también casi extinto) ha dejado paso a promociones de pisos nuevos encarecidos por la proximidad del mar. Algunos de los últimos habitantes de El Bulto han conseguido su reivindicación de ser reubicados en un barrio que tampoco ellos reconocerán.

Viéndolos resistir hasta la total demolición del barrio en sus casas ruinosas, una se preguntaba qué los mantenía apegados allí. Una vez les pregunté; me contestaron que la memoria. El Bulto tuvo su historia íntima, salpicada incluso de episodios épicos, como el comportamiento heroico de sus vecinos en la navidad de 1900, cuando la fragata alemana Gneisenau naufragó frente a sus playas. Los vecinos se lanzaron sin dudar al rescate de la tripulación. Una docena de ellos se dejó la vida en el intento. Al comportamiento de aquellos pescadores se debe el título de «muy hospitalaria» que la ciudad de Málaga luce en su escudo.

A los últimos moradores les dolía que su barrio se identificara con la droga. En los corralones se habían fraguado huelgas obreras, romances, historias de buena vecindad y hasta coplillas satíricas, como una que celebraba la implantación del servicio de basura en los años cincuenta: «El bulto ya no es el bulto/ que ahora parece Madrid./ Quien quiera vivir en El Bulto/ que venga a El Bulto a vivir…»

La Guerra Civil truncó la historia del barrio y de muchas de sus gentes. Hace setenta años, en febrero de 1937, se quedó tan desierto como tras su demolición. La represión franquista sobre posibles focos de insurrección obrera fue implacable. Ahí empezó la destrucción de corralones, la aniquilación de la memoria. Tal vez aunque la historia hubiera sido otra, El Bulto habría terminado desapareciendo, pero ahorrándose la mala fama. Ya se sabe que la historia la escriben los vencedores.

... Y las anteriores, en
www.20minutos.es