Traductores traidores

El otro día en Tele 5 aparecían unos jovencitos alemanes aclamando al Papa compatriota; e Hilario Pino (no es culpa suya) dijo que se trataba de alumnos de una «escuela de gimnasia católica». ¡Caramba! ¿Qué será eso de gimnasia católica? Y, si el adjetivo católica se refiere a escuela, ¿por qué la Iglesia pone una escuela de gimnasia? ¿En tan baja forma están los cristianos de base? ¿O se trata de practicar la castidad hasta presentarse a las Olimpiadas con posibilidades de medalla? Claro que practicar algo que consiste en no hacer nada (la castidad) no parece tener mucho mérito gimnástico: sólo consiste en fuerza de voluntad, que no es medible en segundos, metros o kilos.

Investigando dimos con la solución: Gymnasium es la palabra alemana para ‘instituto’. Es como si un inglés dice que el Opus Dei es el ‘Día del Obús’. Menudo cristo se iba a montar.

julian@discosdefreno.com