La suerte se compra

Así reza el dicho popular. Los ciudadanos normales, los de a pie, somos escépticos a la hora de esperar las bondades del gordo de la lotería, pero hay otra categoría entre los vecinos de Murcia. Qué digo de Murcia, de cualquier ciudad. Cada año nos enteramos, un 22 de diciembre, más o menos, de que les ha tocado a muchos ‘suertudos’ de carácter cíclico. Más aún, ellos, el día 22, ni siquiera tenían los décimos comprados y, sin embargo, hoy están entre los agraciados del día después. Cuando hablas con estos personajes, al parecer, dicen que juegan mucho por sus compromisos. Aunque, un ‘run-run’ seudopopular comenta por lo bajinis, que es por donde se dicen los grande secretos: «… no seas tonto, los X millones de la lotería que sonrió a un mortal corriente le suponen X+Y en tal o cual sucursal bancaria». A mí sólo me han contado rumores de los personajes. Tú que lo sabes, denúncialo.