La noche madrileña

Ay, este hombre de Dios, que es que se pone a hablar y se abren los océanos.

Me refiero al obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, que ha vuelto a sentar cátedra con sus certezas de la realidad que nos rodea.

Este discípulo de Cristo es ese que cree que la homosexualidad se puede curar "con terapias apropiadas" o que imparte talleres de sexualidad bajo el eslogan '¡Agárrense muchachones, porque ahora sí que vamos a hablar de sexualidad como Dios manda!'.

Este ferviente y responsable católico nos cuenta ahora que los niños "probando, probando…" pueden llegar incluso a prostituirse y terminar en locales nocturnos.

"No hay más que salir a la noche madrileña para comprobarlo". Ahí lo deja.

Yo es que, la verdad, ya no me manejo mucho en la noche madrileña y no puedo dar fe de que sea así. Pero lo mismo el obispo tiene razón. Él sabrá...

Puedes seguirme en Twitter: @jaijime