Viaje al centro

La Región de Murcia se llena de centros, lo que no quiere decir que sobren centristas que propugnen el juego limpio para despejar las incógnitas. En torno a estas catedrales de consumo, en perfecta comunión con nuestro espíritu, el progreso ha convertido la célebre triada mediterránea (olivo, trigo y vino) en compras, televisión y fútbol. Aparte de autobuses, el viaje al centro exige, por supuesto, movimiento, diálogo y abandonar las orillas que ahora parecen irreconciliables. Para otros, con comercio en el centro de la capital, el desplazamiento será de… bajada de precios o de persiana si no acometen ideas innovadoras. Para todos, habría que recordar una vieja canción de La Bullonera: «¡Qué buenas son las multinacionales, que nos traen centrales nucleares!»... y, añado, centros comerciales.