Vanitas, vanitatis

Como católicamente se dice, en el pecado ha llevado la penitencia.

Estamos hablando del Padre Apeles, conocido por sus polémicas intervenciones en los más exquisitos programas de la telebasura, por sus posados con clerigman, fusta y pantalones de montar, y por las vicisitudes de su relación con la inefable, que no infalible, Yola Berrocal. A pesar de ello, José Apeles Santolaria, sacerdote y periodista, es un hombre de extraordinaria e innegable erudición eclesiástica, y es autor del libro El Papa ha muerto, ¡viva el Papa!, tal vez el mejor que se ha escrito sobre la historia del papado y el ritual que acompaña a cada elección de un nuevo Pontífice. Apeles, que ahora aparece de forma eventual en el Crónicas marcianas italiano, debe estar tirándose de los pelos cuando ningún informativo español recurre a él para aportar datos sobre el extraordinario acontecimiento que se avecina: la elección del nuevo Papa. Hasta Urdaci es presentado como todo un experto sobre el tema por Antena 3. ¡Pobre padre Apeles! Cuánto le hubiera gustado estar en la piel del franciscano fashion especialista en Gran Hermano que Tele 5 envió el viernes para conectar desde la plaza de San Pedro con TNT.

El novio de Mar, Javier Revuelta del Peral, el padre del hijo que espera Mar Saura, ha sido elegido presidente de la Real Federación Hípica española. El ex directivo de Telefónica ha sido jinete olímpico, campeón de España juvenil y subcampeón absoluto en salto de obstáculos.