Mónaco o El Rebolledo

La declaración, aldeana, despectiva y poco democrática, más allá del terror y el ruido intolerable de las bombas, convertía de ese modo la significativa voluntad de millares de vascos en puro chotis con churros, como si los 160.000 votos con los que L’Entesa representa a otros tantos valencianos o los 115.000 con los que el Bloc no pudo entrar en Les Corts fueran moco de pavo. Las cosas son así, por desgracia. Mas ahora que la muerte ronda a Rainiero de Mónaco, volvemos a saber que su Estado-nación o principado apenas empadrona 32.000 vecinos, poco más que El Rebolledo, de alta renta, eso sí. La diferencia es que el minúsculo barrio europeo es, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, un puro paraíso fiscal y no como El Rebolledo, donde todo lo más que le puedes sisar a Hacienda es una chapuza en un chalé o un jamón de Los Granadinos.