Custodia compartida

Los niños tienen, aseguran, el derecho a disfrutar de un padre y una madre en igualdad de tiempo y condiciones. Aunque habrá más de una mujer que se preguntará por qué no compartían la custodia antes de la separación, creo que a estos hombres no les falta razón: ojalá llegue el día en que la custodia entre el padre y la madre no sea una demanda, sino que caiga por su propio peso, porque que los dos se han encargado por igual de los hijos desde antes de la ruptura. Ese día, la conciliación laboral ya no sería una meta sólo de las mujeres, sino también de los hombres, y todo el mundo entendería y asumiría (jefes y empresarios incluidos) que la responsabilidad hacia los hijos recae igual en el padre que en la madre.