Joyeros y otros robos

No debe ser fácil ser delegado del Gobierno, cargo que representa al poder Ejecutivo en cada comunidad.

En el caso de Madrid, pocos delegados terminan su mandato con loas por su gestión; les suelen llover palos, hagan lo que hagan, ya sean del PP o del PSOE.

Desde hace unos días ocupa este puesto en Madrid Cristina Cifuentes, un peso pesado en la trastienda del PP madrileño, y activa tertuliana y tuitera.

Una de las primeras medidas que ha tomado es reunirse con los joyeros, un colectivo que sufre unos 200 robos y hurtos al año.

Pero, ¿cuántos robos de coches y viviendas se producen al año en Madrid, cuántos atracos callejeros, cuántos asaltos en pequeños comercios?

¿No deberían ser estos asuntos prioritarios antes que atender las dificultades de un selectivo gremio de comerciantes?

No es fácil ser delegado del Gobierno, no.

 

Puedes seguirme en Twitter: @jaijime