Logo del sitio

‘The Mandalorian’: Profundicemos en los orígenes de ESE personaje, y en si realmente merece la armadura

El último episodio de la serie de Disney+ ha traído de vuelta a alguien muy querido por los fans de ‘Star Wars’.
Fotograma de 'The Mandalorian'
Fotograma de 'The Mandalorian'

[ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DEL 2X05 DE THE MANDALORIAN]

Pues ha ocurrido finalmente. Luego de una supuesta confirmación y de una aparición providencial al final del primer capítulo de la nueva temporada, Boba Fett ha regresado. Con el rostro de Temuera Morrison y el aparente propósito de dejarse ver algo más por The Mandalorian en el futuro inmediato de la serie, dándose el caso de que en un único episodio el célebre cazarrecompensas haya tenido más diálogos y recorrido dramático que en toda la trilogía original. Jon Favreau y su equipo quieren que Fett deje de ser solo un personaje de diseño molón para el público más casual de Star Wars, y el episodio titulado La tragedia ha sido un buen comienzo para ello.

Este episodio, sexto de la nueva temporada que emite Disney+, ha estado dirigido por Robert Rodriguez y tenido acción para dar y tomar, desarrollándose en el mismo planeta Tython al que Ahsoka Tano envió a Mando y a Grogu (el artista anteriormente conocido como Baby Yoda) para buscar ayuda Jedi, y de cuyos orígenes en el universo de la saga ya hablábamos por aquí. Como resultado de intentar contactar con posibles futuros maestros para el pequeñín, La tragedia ha hecho honor a su título al mostrar cómo los Dark Troopers anteriormente aparecidos en la serie (y de historia también apasionante dentro del canon warsie) secuestran a Grogu y se lo llevan a Moff Gideon (Giancarlo Esposito). Ahora, Mando ha de buscar ayuda para rescatarlo, y tanto Fett como su socia Shand (Ming-Na Wen) parecen estar por la labor.

Sobre todo, una vez Mando le ha devuelto la armadura a Fett tras muchas dudas. Boba afirma que este icónico uniforme mandaloriano le pertenece por derecho, y lo justifica mencionando escuetamente que su padre Jango fue no solo un guerrero de Mandalore, sino uno que además participó en la Guerra Civil Mandaloriana. Llegado este punto quizá sea interesante ahondar en la historia de este conflicto, y confirmar si en efecto Fett se merece esa armadura o, por el contrario, solo es una bravata de cazarrecompensas.

Temuera Morrison como Boba Fett
Temuera Morrison como Boba Fett

El linaje de los Fett

Los últimos días de la Guerra Civil Mandaloriana tuvieron lugar alrededor del año 60 ABY (esto es, 60 años Antes de la Batalla de Yavin acaecida en Una nueva esperanza, que supone el marco para entretejer fechas de la gente sabe de esto). Fue un conflicto previo a las Guerras Clon y al margen de las luchas militares que sacudieron Mandalore durante las mismas, que acabaron con Darth Maul dando un golpe de estado aupado por el Colectivo Sombra. No obstante, esta Guerra Civil se revela indispensable para comprender la situación que vivía Mandalore antes de los sucesos vistos en The Clone Wars.

Las gentes de este planeta siempre han tenido una difícil relación con su pasado; uno en el que los mandalorianos eran los guerreros más letales de la galaxia y habían llegado a enfrentarse a los Jedi, desarrollando para combatir su dominio de la Fuerza el metal conocido como beskar que compone las armaduras de Boba Fett y Mando, y la lanza que vimos en el penúltimo episodio (La Jedi). En relación a esta memoria y a cómo valerse de ella para gobernar, en Mandalore se formaron dos bandos: los Nuevos Mandalorianos y la Guardia de la Muerte, que sin embargo durante esta Guerra Civil, y al contrario de lo que pasaría en las Guerras Clon mediante el conflicto entre las hermanas Satine y Bo-Katan Kryze, no llegarían a enfrentarse directamente.

Mandalorianos, reuníos
Mandalorianos, reuníos

Los Nuevos Mandalorianos abogaban por darle la espalda a este pasado bélico e imponer una política pacifista, que persiguiera la neutralidad en cualquier disputa galáctica. Otros soldados, por el contrario, querían que Mandalore volviera a ser controlado por una élite de guerreros, y el líder de esta facción al poco de su nacimiento fue un guerrero llamado Jaster Meerel. Protector Oficial de Concord Dawn (planeta ubicado en el sistema Mandalore y, por tanto, bajo el gobierno del planeta homónimo), Meerel alcanzó pronto el rango de “Mand’alor”, líder de los clanes beligerantes, pero no tardaron en aparecer disensiones entre estos.

Así, la oposición a los Nuevos Mandalorianos se dividió en dos: los Verdaderos Mandalorianos liderados por Meerel y la mencionada Guardia de la Muerte, liderada por Tor Vizsla. Ambos bandos iniciaron una guerra que, curiosamente, nunca llegó a traspasar el umbral del planeta Mandalore, desarrollándose por mundos aledaños como Corellia o el mismo Concord Dawn. Este planeta, cuando Meerel tuvo que marchar a combatir contra la Guardia de la Muerte, pasó a tener como Protector Oficial a un hombre llamado Fett, que pronto se cruzaría en el camino del líder de los Verdaderos Mandalorianos.

Detalle del cómic 'Jango Fett: Open Seasons'
Detalle del cómic 'Jango Fett: Open Seasons'

Luego de una batalla sostenida en Concord Dawn, Meerel tuvo que refugiarse en la granja que regentaba Fett junto a su familia y conoció al inquieto hijo de este, llamado Jango. Vizsla, sin embargo, acabó localizando la granja y reclamando que Fett le informara sobre el paradero de Meerel. El Protector se negó, y como resultado fue asesinado junto a los miembros de su familia, quedando Jango como único superviviente y pasando desde entonces a ser la mano derecha de Meerel al frente de los Verdaderos Mandalorianos. En The Mandalorian, por tanto, Boba dice la verdad cuando se refiere a las hazañas bélicas de su padre, pues durante su juventud Jango fue un guerrero clave en este conflicto.

Conflicto que terminó con el asesinato de Meerel a manos de Vizsla, y con el desgaste total tanto de los Verdaderos Mandalorianos como de la Guardia de la Muerte. Jango pudo vengar a Meerel y a su familia dando muerte a Vizsla, pero no pudo evitar que el control de Mandalore cayera en manos de los Nuevos Mandalorianos, que muy acertadamente habían esperado que sus enemigos se destruyeran entre ellos para imponer su gobierno. Mientras la Guardia de la Muerte trataba de recomponerse bajo el liderazgo de Pre Vizsla, pariente de Tor, y sumaba a Bo-Katan Kryze a sus filas (algo que ya contamos por aquí), Jango abandonó Mandalore y se buscó la vida como cazarrecompensas.

Jaster Meerel haciéndose un Sonny Corleone
Jaster Meerel haciéndose un Sonny Corleone

'Modern Family' en Kamino

Parte de estos acontecimientos (cuya valía en el canon actual está por determinar gracias a la escabechina que se marcó Disney cuando adquirió Lucasfilm y tuvo la ocurrencia aquella del ‘Star Wars Legends’) era referida en medios como el videojuego Star Wars: Bounty Hunter, lanzado en 2002 y protagonizado por Jango Fett previamente a los acontecimientos de El ataque de los clones. Una vez abandonó Concord Dawn y la lucha por Mandalore, Jango vivió numerosas aventuras por la galaxia a bordo de la nave Esclavo I y manteniendo su armadura mandaloriana. Llegado el momento fue contactado por Darth Tyrannus (alias del Conde Dooku interpretado por Christopher Lee en las películas) y pasó a formar parte clave del plan de Palpatine/Darth Sidious para acabar con la República.

Las instrucciones de Dooku eran sencillas: que se ofreciera voluntario para ser el modelo del futuro ejército clon de la Antigua República. Jango viajó a Kamino y se puso en contacto con los clonadores, pero una vez ahí exigió un ligero cambio de planes: que crearan un clon de sí mismo sin los condicionantes de obediencia del resto de reclutas, y sin estar modificado genéticamente para crecer a una velocidad inhumana. Jango adoptó a este clon (Daniel Logan) como hijo y le puso de nombre Boba, y poco después de que se hubiera conformado tan atípica familia Dooku le dio un nuevo encargo: asesinar a la senadora Padmé Amidala (Natalie Portman), por lo cual Jango y Boba acabarían enfrentándose a Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor).

Temuera Morrison y Daniel Logan en 'El ataque de los clones'
Temuera Morrison y Daniel Logan en 'El ataque de los clones'

Los acontecimientos llevarían a los Fett a Geonosis, y allí Jango vería la muerte a mano de Mace Windu (Samuel L. Jackson) para horror de Boba. En los siguientes años, el joven Fett no haría otra cosa que planear cómo vengarse de Windu, haciéndose pasar por un recluta clon para pergeñar un atentado fallido y ser enviado a la cárcel cuando aún apenas era un adolescente. Una vez saliera de prisión terminaría de aprender el oficio gracias a Cad Bane y fundaría un sindicato de cazarrecompensas a caballo entre Coruscant y Tatooine, habiendo recuperado tanto la armadura mandaloriana de su padre como su nave, la Esclavo I.

Así llegamos a la trilogía original, cuyos eventos son de sobra conocidos. Fett se puso al servicio de Jabba el Hutt y posteriormente del Imperio, y al inicio de El retorno del Jedi acabó sepultado en el estómago del Sarlacc. Pudo escapar eventualmente, pero su armadura acabó en manos de los Jawas y luego de Cobb Vanth (Timothy Olyphant), y los siguientes movimientos de Boba irían encaminados a recuperar la herencia de su padre costara lo que costara. Topándose, finalmente, con Mando. Alias de Din Djarin, y un personaje que comparte unas raíces mandalorianas tan ambiguas como las suyas.

Boba Fett en 'The Mandalorian'
Boba Fett en 'The Mandalorian'

Mando y Boba tienen mucho en común

A tenor de todo lo contado podríamos inferir que Boba no es un mandaloriano en puridad: nunca vivió en Mandalore, ni tampoco llegó a combatir en ninguna de sus guerras. Y sin embargo, nuestro querido Mando no es quien para reclamarle sus derechos sobre la armadura, puesto que aunque haya sido severamente adiestrado en las milenarias costumbres mandalorianas, no comparte vínculo sanguíneo con nadie de este planeta.

¿Es importante esto? No del todo, ya que la historia de Mandalore es tan caótica y está tan condicionada por su cultura que Mando y Boba pueden reclamar perfectamente el pabellón. En el caso del protagonista de The Mandalorian, además, por un pasado que hemos ido entreviendo a lo largo de varios capítulos y que lo sitúan como un huérfano de Aq Vetina que fue rescatado por la Guardia de la Muerte de una contienda con los droides durante la Caída de la República. Din Djarin se unió entonces a la Tribu y siguió el culto del Camino del Mandalore: una de tantas formas de interpretar el legado mandaloriano que pasa por ser la más desagradable, al exigir que sus adeptos no se quiten nunca el casco.

El legado de Mandalore sigue vivo
El legado de Mandalore sigue vivo

Las raíces de Mando y Boba son igualmente trágicas, pero ambos respetan la cultura mandaloriana y todo lo que esta significa. Estaban destinados, de algún modo, a luchar juntos, y es de esperar que la nueva vida de Fett en el canon de Star Wars solo haya acabado de empezar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento