Sí, esta escena de 'The Boys' quería parodiar 'Vengadores: Endgame'

El creador Eric Kripke ha confirmado que uno de los momentos más comentados del final de la temporada quería darle la réplica a Marvel.
Sí, esta escena de 'The Boys' quería parodiar 'Vengadores: Endgame'
Sí, esta escena de 'The Boys' quería parodiar 'Vengadores: Endgame'

Si ya has visto el último episodio de la segunda temporada de The Boys, es posible que hayas corrido a hablar con tus conocidos (muy probablemente, vía Twitter) para comentar los grandes momentos de este. Y sin duda el más "comentable" ha sido el apodado girls get it done, en el que Reina Maeve (Dominique McElligott), Starlight (Erin Moriarty) y Kimiko (Karen Fukuhara) le dan una paliza tremebunda a Stormfront (Aya Cash).

Dada que las tres tienen poderes y que la señora apalizada es una nazi que utiliza una corporación de enorme poder para sus planes homicidas, ha sido inevitable que muchos veamos en esta escena una bofetada a Marvel y al "momento Vengadoras" de Vengadores: Endgame. Ya sabéis, aquél de la batalla final contra Thanos en el que todos los personajes femeninos del Universo de Marvel se aliaban para defender el Guantelete, exhibiendo una camaradería totalmente espontánea puesto que muchas era la primera vez que se veían.

El momento Vengadoras no ha dejado de recibir críticas por lo forzado o lo hipócrita desde que Endgame allanara el camino para convertirse en la película más taquillera de la historia, y finalmente Eric Kripke, principal responsable de The Boys, ha confirmado que había una intención paródica. Que, de hecho, la idea surgió cuando tanto él como la productora vieron el film de los Russo y pasaron mucha vergüenza ajena.

Durante una interesante entrevista en The Hollywood Reporter, Kripke dice: "La idea vino de Rebecca Sonneshine, nuestra productora ejecutiva, que llegó justo después del fin de semana de estreno de Vengadores: Endgame muy furiosa. Yo también la había visto y me quedé en plan 'esto es lo más estúpido y forzado'. Y ella dijo 'no me tires de la lengua'. Ella lo encontraba condescendiente y yo estaba de acuerdo, lo que nos dio un objetivo: un objetivo satírico".

"Siempre que hay algo realmente ridículo en la cultura de los superhéroes, las celebridades o Hollywood, vamos a por ello. Es un objetivo fácil", asegura el guionista, y lo refrendan la cantidad de veces que The Boys ha hecho burla de las contradicciones inherentes al star system o al mundo superheroico. No obstante, Kripke señala que "en realidad soy fan de Marvel", y que las películas salidas de la factoría "le parecen impecables".

"Disfruto de su humor, son rápidas y simples, y me gusta ese estilo. Mi problema no son las películas en sí mismas, sino que hay demasiadas", prosigue, y acto seguido se pone en modo Alan Moore.

Fascismo superheroico

"No quiero sonar melodramático, pero parece que hay toda una generación esperando a que llegue alguien fuerte y te salve. Así terminas con gente como Trump y populistas diciendo 'soy el único que puede hacerlo'. La cultura popular condiciona a la gente de forma sutil (...) Por eso creo que está bien tener una contrapartida, al menos una pequeña que ofrezcamos nosotros, que diga 'no van a salvarte. Únete a tu familia y salvaos vosotros mismos'".

Kripke se alinea así con declaraciones recientes del creador de Watchmen y con pasados comentarios de este, que llegaba a vincular las capas superheroicas con las capuchas del Ku Klux Klan. "El mito del superhéroe en sí mismo, aunque fuera creado por escritores judíos en los años 30 y 40, no está demasiado limpio, porque hay algo innegablemente fascista en ello. Querían proteger una América patriota y blanca; estaban diseñados para ello, era lo que hacían".

"Protegían el status quo, y cuando el status quo es problemático, ya no son tus héroes. Creo que fueron creados por gente que querían encajar en la sociedad y a promulgar esta sociedad americana y blanca". Pero, señala Kripke, "ya no vivimos en esa sociedad". "Protegen un mundo que no existe y no debería existir. Los superhéroes son inherentemente MAGA", defiende, haciendo referencia a uno de los eslóganes más famosos de Donald Trump (Make America Great Again).

"Y no hay nada realmente personal en ello, como dice Stormfront. Simplemente odio a los nazis. Odio la alt-right y el nacionalismo blanco. Odio el racismo en todas sus formas", concluye Kripke. Con palabras así, quien malinterprete los mensajes de The Boys es porque quiere.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento