Logo del sitio

'Separación' (Severance): 17 claves para orientarte en la serie más intrigante del año

Ben Stiller está al frente de la serie de ci-fi que engancha con su fórmula 'The Office' + 'Perdidos'.
Separación (Severance)
Separación (Severance)
Cinemanía

La primera temporada de Separación ha terminado su recorrido en Apple TV+. Llega el momento de que, igual que sucedió con otro título de gran calidad y éxito tardío de la plataforma como Ted Lasso, el grueso del público tenga la oportunidad de ver esta serie producida por Ben Stiller y se obsesione con ella hasta la llegada de su próxima temporada.

Tanto si aún no has visto Separación como si te encuentras en el grupo de sus fervientes admiradores, a continuación te ofrecemos 17 pistas para orientarte en esta pesadilla laboral de ciencia-ficción cuyo intrigante argumento no hace más que enrarecerse a medida que avanzan los episodios. Cuidado con dos cosas: con la serie porque engancha, y con el artículo porque habrá spoilers muy leves.

1. Es una historia de oficina. La matriz de Separación no es muy distinta a las comedias de oficina que son un marco estándar de las series estadounidenses: los protagonistas son compañeros de oficina y asistiremos al devenir de sus relaciones. Solo que con un leve giro de ciencia-ficción distópica que consigue que dinámicas bien conocidas adquieran un significado nuevo e inquietante.

2. Con un giro infernal. En el mundo de Separación, un futuro de pasado mañana, los avances científicos y tecnológicos han hecho posible la desvinculación completa entre la vida laboral y personal a nivel sináptico. Mediante un misterioso procedimiento quirúrgico, los trabajadores de Lumon Industries pueden desconectar su cerebro al entrar a trabajar y no acarrear ningún recuerdo de la jornada laboral al volver a casa.

3. Y abismos de subjetividad. Mientras están en horario laboral, las personas desconectadas llevan una vida paralela dentro de las oficinas de Lumon. Su existencia es consciente solo durante las horas de trabajo y no poseen ningún recuerdo ni información sobre la vida que llevan fuera. Solo pueden aferrarse a la ridícula cultura corporativa y los vigilados vínculos que establezcan con sus compañeros de trabajo.

4. Adam Scott es el protagonista. El actor de Party Down, Parks and Recreation, The Good Place y decenas de fantásticas comedias se gradúa con honores como protagonista al frente de Separación en el papel de Mark, un afable oficinista del departamento de Refinamiento de Datos en Lumon Industries.

Separación (Severance)
Separación (Severance)
Cinemanía

5. Su equipo está lleno de gente interesante. El departamento de Refinamiento de Datos de Lumon lo componen personajes interpretados por John Turturro (Irving), Zach Cherry (Dylan) y Britt Lower (Helly), que se incorpora al inicio de la serie. Ella sirve como representante del espectador para conocer las extrañas normas de funcionamiento de la empresa.

6. Su trabajo es indescifrable. Si te preguntas en qué consiste la labor de los refinadores de datos, bienvenido al primero de los misterios de Separación. En cada jornada laboral, Mark y compañía se dedican a observar series numéricas y a agrupar cifras según el sentimiento concreto que les generan. Con eso tienes suficiente para empezar a abrirte la cabeza.

7. El diseño de la oficina, deliciosamente retro. Con una atmósfera propia de la estética empresarial de los años 50, colores pastel de los 60, iluminación mortecina, moquetas omnipresentes, pasillos de color blanco laberínticos y ordenadores con la forma ovalada de los iMac G3. En efecto, un infierno. Pero lo peor no es eso, si no...

8. Las actividades de motivación suponen una pesadilla. Algo que capta muy bien Separación es el incordio ridículo en el que se convierten todas esas supuestas medidas corporativas de motivación y estimulación que no tienen que ver con mejorar las condiciones de trabajo ni la remuneración salarial sino con la vampirización de actividades supuestamente espontáneas como una fiesta entre los empleados. Uno de los puntos álgidos de la temporada.

Patricia Arquette en 'Separación'
Patricia Arquette en 'Separación'
Cinemanía

9. Patricia Arquette resulta inquietante. En el papel de Harmony Cobel, la jefa de Mark, la actriz de Carretera perdida y Boyhood ejerce una presencia amenazante bajo una larga melena canosa y hablando casi sin mover los labios. Su rol de villana está complementado por el carácter afable de su subalterno, Seth Milchik, a quien interpreta un sobresaliente Tramell Tillman como el 'hombre para todo' dentro de Lumon.

10. Por no hablar de Christopher Walken. El personaje de Walken, jefe del departamento de Óptica y Diseño, no aparece en todos los episodios, pero cuando lo hace estamos ante algunos de los puntos álgidos de la serie. Tanto por la relación que germina entre él y otro personaje, como por los matices en la siempre particular dicción del actor, que tiene un monólogo en el séptimo episodio que merece estar en los primeros puestos de cualquier antología de su excelsa carrera.

11. Ben Stiller no descuida el humor. Como productor y director de seis de los nueve episodios de la primera temporada de Separación, Stiller se asegura de que la comedia tenga una presencia importante en la serie, por muy intenso que sea su desarrollo de thriller o esquinada la gracia que puedan provocar ciertas situaciones, más cercanas del pasmo. En ese sentido, son deliciosos los intercambios de pareceres entre Mark, cuando está fuera de la oficina, y Michael Chernus, su cuñado escritor de autoayuda.

12. Ni la pulcritud visual. Con la directora de fotografía india Jessica Lee Gagné (Malgré la nuit) como aliada, Stiller recuerda que, como ha demostrado en las distintas películas que ha dirigido, es un narrador visual de primera categoría. La composición de planos de Separación sigue un esquema distante y calculador que busca la simetría, sobre todo en las escenas del interior de la oficina para resaltar su deshumanización, y se vuelve más cercana y amable cuando filma a los personajes fuera.

13. Con efectos sencillos y asombrosos. Un detalle visual de gran importancia narrativa logrando de manera discreta sin necesidad de un gran despliegue de medios. Así se representa el paso de la subjetividad de un personaje desde el mundo exterior al interior de la oficina: mediante un dolly zoom (el zoom con travelling de Vértigo) que permite apreciar una distorsión en los rasgos faciales del actor según se produce el cambio de profundidad de la imagen.

14. Una atmósfera musical impecable. Partitura al piano de Theodore Shapiro, compositor habitual de Stiller, que con su desarrollo inquieto sintetiza perfectamente la operación de Separación cuando toma elementos cotidianos y neutros y los convierte en algo tan siniestro y amenazante como una megacorporación de intenciones opacas.

15. Una cabecera hipnótica. A día de hoy, mucho tiene que engancharte una cabecera de créditos iniciales para que no pulses el temible botón de "Saltar", sobre todo si dura casi 90 segundos como esta. Pues bien, todos los elementos anteriores se unen para una presentación llena de alegorías e imágenes de mal rollo que solo puede definirse de una manera: pegajosa. Imposible saltarla, ni quitársela de la cabeza.

16. Segunda temporada confirmada. Justo antes de la emisión del último episodio de la primera, Apple TV+ confirmó que habrá segunda temporada de la serie. Y menos mal, porque no queremos imaginar qué habría pasado si esto no continuara.

17. Y un final de temporada de infarto. Nueve episodios de 40-57 minutos componen la primera temporada de Separación. El último es el más corto de ellos, y con motivo: una descarga de adrenalina y tensión que los episodios anteriores han ido preparando a cocción lenta. Una vez que acabes, no sabrás qué hacer con tu vida hasta que llegue la continuación. Incluso puede que empieces a ver con buenos ojos la idea de someterte al proceso de separación hasta que se estrene la segunda temporada; no serías la primera persona en pedirlo.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento