Pollo hervido y entrenamiento marine: así entrenó Tom Hiddleston para 'Loki'

¿El secreto para ser un dios del caos sin perder la forma? Dieta rigurosa y ejercicios de las fuerzas especiales británicas. 
Tom Hiddleston como Loki
Tom Hiddleston como Loki
Marvel Studios

Lo cortés no quita lo valiente, ni el ser un dios de la mentira y el caos quita ofrecer un físico presentable. Menos aún si vienes de Asgard, tierra de dioses y diosas mazados cual dibujos de Walt Simonson. Por eso, Tom Hiddleston ha preparado su reaparición marvelita en Loki con un plan de entrenamientos que da sudores solo de leerlo. 

A fin de no desmerecer, Hiddleston ha aplicado una rutina que lleva ejecutando al menos desde los días de Kong: La isla calavera. "Me entrenaron un Navy SEAL estadounidense y dos Royal Marines británicos", explicó entonces, señalando que su régimen de ejercicios consistía en "levantarse a las cuatro de la mañana y hacer todo tipo de ejercicios (correr, saltar, levantar pesos) y después pasar el día entero rodando". Esto, entre tres y cinco días por semana.

Por supuesto, este workout tiene que estar acompañado por una dieta rigurosa. De modo que el actor ha descartado las grasas, el alcohol y las bebidas azucaradas, reemplazándolos por verduras, patatas y pollo o pavo, todo crudo o hervido. 

En cuanto al ejercicio propiamente dicho, Hiddleston ha comenzado (vía Menzig) con calentamientos a base de estiramientos o yoga y de carreras de entre 800 y 1.600 metros. Después, como plato fuerte, una racha de ejercicios que incluye flies de pecho con mancuernas, press de banca, desplantes, sentadillas y patadas de tríceps, entre un largo etcétera, y según el día.

¿Ha funcionado este régimen espartano? Pues no hay más que ver su aspecto en la serie o sus vídeos de entrenamiento para saber que sí. Tal vez su hermanito el del martillo esté más cachas, pero Loki puede alardear ante los Nueve Reinos de un físico elástico y fibrado que también tendrá sus admiradores. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento