Logo del sitio

‘Muñeca rusa’: Todo lo que necesitas recordar antes de ver la temporada 2

La serie más sinvergüenza sobre bucles temporales y multiversos vuelve a Netflix el 20 de abril. Te recordamos qué sucedió en la primera temporada y qué podemos esperar de la segunda.
Muñeca rusa
Muñeca rusa
Cinemanía

Hace tres años se estrenaba en Netflix Muñeca rusa, una creación de Natasha Lyonne, Amy Poehler y Leslye Headland que parecía haber dado con la clave del éxito: bucles temporales, historias conectadas, humor negro, una protagonista malhablada e incursiones pseudo-intelectuales por aquí y por allá que, la verdad, hacían una amalgama muy apetecible.

Ahora, con el estreno de la segunda temporada, estamos ansiosos por recibir una dosis equivalente de buena ficción, pero lo cierto es que antes tenemos que poner en orden algunas ideas. Y es que la primera temporada estaba llena de idas y venidas argumentales que merece la pena recordar antes de meterse de lleno en la nueva entrega de esta serie para no perdernos (demasiado).

Atrapados en el tiempo

Si ya has visto la primera temporada de Muñeca rusa no te costará recordar que sus protagonistas están atrapados en el tiempo, destinados a morir una y otra vez y despertar siempre en el mismo momento y lugar. Para Nadia (Natasha Lyonne) es la noche de su 36 cumpleaños, en la fiesta que su amiga (Greta Lee) le ha preparado. Para Alan (Charlie Barnett), es la noche en que le pide matrimonio a su novia de nueve años (Dascha Polanco) y esta le deja por otro.

Charlie Barnett y Natasha Lione
Charlie Barnett y Natasha Lione
Cinemanía

Cada uno desarrolla una actitud muy diferente al respecto de la nueva situación. Nadia se lanzará a la búsqueda de respuestas mientras que Alan disfruta tener el control de la situación, aunque sea en el peor de los días posibles. Pronto se hace evidente que las muertes de ambos están conectadas: han muerto el mismo número de veces, siempre a la vez y todo se remonta a la misma noche. Intentando entender cuál es la naturaleza de su conexión, descubren que el mundo no se resetea cada vez que ellos mueren, sino que la vida sigue en diferentes universos.

Tras descartar que sean la misma persona, entre otras muchas posibilidades, Nadia y Alan llegan a la conclusión de que ambos tienen una tendencia a la muerte. Ella alimenta un impulso autodestructivo materializado en una vida llena de excesos. Para él, la vida había perdido sentido la noche en la que empieza el bucle, por lo que se lanzó desde la azotea.

'Muñeca rusa': final de la primera temporada

No obstante, al final de la temporada descubrimos que la verdadera conexión entre ambos es que podrían haberse salvado la vida el uno al otro –no en vano el nombre del último capítulo es Ariadne–. Con esta última teoría sobre la mesa, mueren una y otra vez tratando de revivir ese momento para terminar con el bucle. Pero, sorpresa, en la última de sus resurrecciones hay un pequeño inconveniente: están en universos distintos y no se reconocen. 

Muñeca rusa
Muñeca rusa
Cinemanía

Alan intenta salvar a una Nadia insultantemente desagradable e incrédula y Nadia se encuentra con un Alan al borde del coma etílico. Finalmente, ambos consiguen salvar la vida del otro en su universo y marchan juntos en una cabalgata callejera como una oda a la muerte y a la vida en la que podemos ver cómo los dos protagonistas de las líneas temporales principales se reencuentran, así como sus “yo” de otras líneas temporales. Lo cierto en este punto es que no sabemos si el bucle se ha terminado o no, porque se trata más bien de una escena metafórica.

El multiverso y los demonios

Toda la parafernalia temporal que nos presenta la serie sirve como presentación de los demonios de los dos protagonistas y su necesidad de enfrentarlos. Nadia tiene que encontrar la paz con su pasado, especialmente en lo relativo a la relación con su madre, de cuya muerte se siente culpable. Alan necesita aceptar su presente y la ruptura con su novia, pero, especialmente, tiene que perder el miedo a un futuro sin ella y entender que es más feliz sola que con él.

En realidad, Muñeca rusa habla del proceso de curación y de la necesidad de acudir a otros para encontrarla, por eso se hacen muchas referencias a la terapia. Una de las cosas que tienen en común Nadia y Alan es el primer videojuego que ella creó como desarrolladora de software. Cuando esto sale a la luz, Alan le recrimina que es imposible pasárselo y que no se puede completar una misión semejante con un solo personaje.

De hecho, la primera temporada está llena de referencias a la curación mediante el otro, desde el simbolismo de los espejos –que según Ruth (Elizabeth Ashley) representan los ojos del otro– hasta el nombre del último capítulo, que apunta directamente al mito de Ariadna, quien ayudó a Teseo a escapar del laberinto del Minotauro.

¿Qué nos depara la segunda temporada?

La primera temporada de Muñeca rusa fue un éxito entre las producciones de Netflix de 2019 y sumó 13 nominaciones a los Emmy, entre otras, Mejor serie de comedia, Mejor actriz principal en una serie de comedia y Mejor guion para una serie de comedia.

En esta nueva entrega, los protagonistas han conseguido escapar del bucle temporal pero ahora se enfrentan a los viajes en el tiempo a través de un portal ubicado en el metro de Nueva York. Esta segunda temporada continuará indagando en el pasado de Nadia e incluirá a más personajes en los viajes temporales. 

El humor, el existencialismo y el desparpajo están servidos y, aunque estos tres años han dado para mucha elucubración acerca de lo que nos deparan los nuevos capítulos, lo mejor sin duda será verlo con nuestros propios ojos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento