'Mi reno de peluche' y otros 'true crime' de Netflix que han recibido denuncias de sus implicados

Fiona Harvey, la mujer que inspiró el personaje de Martha en 'Mi reno de peluche', ha denunciado al gigante del streaming y exige una indemnización de 170 millones de dólares por daños y perjuicios. 
Jessica Gunning como Martha en 'Mi reno de peluche'
Jessica Gunning como Martha en 'Mi reno de peluche'
Cinemanía
Jessica Gunning como Martha en 'Mi reno de peluche'

Mi reno de peluche ha sido uno de los éxitos recientes más inesperados de Netflix. Se trata de un true crime que cuenta la historia real de acoso que vivió Richard Gadd, quien es a su vez creador, director, guionista y protagonista de la serie. El cómico británico sufrió la obsesión enfermiza de una mujer y esta relación amenazó con destruir las vidas de ambos, dejando a su paso situaciones desagradables que se han retratado en la pantalla, eso sí, con las licencias creativas de la ficción.

Aunque Richard fue quien tuvo esta experiencia en la vida real, su contraparte femenina en la serie recibe el nombre de Martha y está interpretada por la actriz Jessica Gunning. De la persona que inspiró al personaje sabemos poco, pero sí su verdadera identidad. Se llama Fiona Harvey y no está satisfecha con el resultado de la serie.

Según apunta Variety, la mujer ha denunciado a Netflix por "difamación, imposición intencional de angustia emocional, negligencia grave y violaciones del derecho de publicidad", y exige una indemnización de al menos 170 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios. En la demanda, Harvey argumenta que Mi reno de peluche es "una mentira contada por codicia y ansia de fama; diseñada para atraer a más espectadores, obtener más atención, ganar más dinero y destruir brutalmente la vida de la demandante, una persona inocente difamada por Netflix y Richard Gadd a una magnitud y escala sin precedentes".

En la denuncia, Fiona Harvey expone una serie de escenas a lo largo de la serie que son desmentidas y precisadas por ella misma. Habrá que ver cuál será el recorrido que tendrá este caso. Para el gigante del streaming no será la primera vez que acabe en enredos judiciales, ya que es habitual que en las series y películas sobre crímenes reales se recojan demandas de personas implicadas en los hechos. El historial es largo, por lo que a continuación se exponen algunos de los casos más recientes.

Las polémicas con la serie de Jeffrey Dahmer

Uno de los éxitos de Netflix en 2022 fue Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer. La miniserie fue de las más vistas y dio mucho de lo que hablar por sus escenas macabras y explícitas. Esto provocó que muchos familiares de las víctimas reales de Dahmer denunciaran públicamente al gigante del entretenimiento por lucrarse del dolor y el trauma causado por el Caníbal de Milwakee, que mató a 17 hombres antes de ser detenido en 1991.

En muchos caso, el true crime fue criticado por sus licencias creativas y la falta de exactitud al contar los hechos, y también porque los familiares aseguraron que nadie contactó con ellos para crear la ficción. Además,  hubo otras polémicas por denuncias de racismo en el rodaje y Netflix tuvo que quitar la etiqueta LGTBIQ+ tras muchos comentarios de personas que no veían claro que por el hecho de ser Jeffrey Dahmer homosexual tuviera que estar la serie en esa categoría.

Fotograma de 'Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer'
Fotograma de 'Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer'
Netflix

Denuncias en ficciones españolas

En España, Netflix también ha tenido que lidiar con las denuncias de personas relacionadas con sus producciones sobre crímenes reales. Una de tantas polémicas estuvo relacionada con el documental Las últimas horas de Mario Biondo. El 30 de mayo de 2013 fue encontrado el cuerpo sin vida del cámara italiano y marido de la presentadora Raquel Sánchez Silva. La familia Biondo nunca aceptó la explicación del suicidio y estuvo investigando para encontrar una respuesta más fiable. Diez años después la gran N abordó este caso en una producción que contó en un primer momento con la colaboración de los parientes del difunto.

Los familiares finalmente decidieron apartarse del proyecto cuando vieron que la productora era Manguera Films, asociada a Guillermo Gómez, exrepresentante de Raquel Sánchez Silva. Esto se debe a que los allegados de Mario Biondo consideran que la investigación fue negligente y han cargado en más de una ocasión contra la presentadora y su círculo. Es por ello que, según aseguran, al enterarse de quién estaba detrás de la producción decidieron presentar una demanda para proteger el derecho a la imagen y la protección de datos de la familia. Por su parte, Raquel Sánchez Silva negó haber estado involucrada en el documental.

Otra producción envuelta en polémicas legales fue El cuerpo en llamas. La serie protagonizada por Úrsula Corberó y Quim Gutiérrez se inspiró en un crimen real que destapó una red de relaciones tóxicas, escándalos sexuales y violencia en el corazón de la Guardia Urbana de Barcelona. En 2017 se encontró en el interior de un vehículo el cadáver calcinado de Pedro Rodríguez, un agente brutalmente asesinado por Rosa Peral y Albert López, sus compañeros dentro del cuerpo de policía.

Fuera de España, 'El cuerpo' en llamas no acaba de despegar: ocupa el cuarto puesto entre lo más visto en Netflix, tras Mi dulce niña, One Piece y Un lugar para soñar. En total, la serie acumula 4.100.000 visualizaciones, menos de la mitad de las que lleva la producción alemana que, sorpresivamente, reina sobre la adaptación del manga One Piece.
Fotograma de 'El cuerpo en llamas'
Netflix

Poco antes del estreno del true crime, Rosa Peral demandó a Netflix desde prisión y trató de paralizar el lanzamiento de la serie por una vulneración a su derecho al honor. Paradójicamente, la condenada sí colaboró con la plataforma en el documental Las cintas de Rosa Peral, para el que concedió entrevistas y cedió material personal de archivo, y que ha sido criticado por un tratamiento parcial de los hechos a su favor. Ambas producciones están actualmente disponibles en streaming.

La protección de la infancia

El true crime es un género que actualmente triunfa mucho en España. A la vista está, pues cada vez son más las producciones que llegan a las plataformas y televisiones. Algunas incluso sobre crímenes que involucran a víctimas menores de edad, como El caso Asunta, la serie de Netflix protagonizada por Candela Peña y Tristán Ulloa. Ambos interpretaron a Rosario y Alfonso, los padres de Asunta Basterra. La pequeña adoptada por la pareja fue asesinada y ellos condenados por el homicidio, no sin antes generar un gran revuelo mediático.

A nivel legal, la existencia de series y películas como El caso Asunta, El cuerpo en llamas o la miniserie de Jeffrey Dahmer se acoge al derecho a la libertad de expresión. Sin embargo, muchas voces reclaman que el límite debe estar en la protección de los menores. El caso más reciente es el de Patricia Ramírez, que ha iniciado una campaña para que no se ficcione ni se rentabilice el asesinato de su hijo Gabriel Cruz, que murió a manos de Ana Julia Quezada, la expareja de su padre.

El true crime siempre será un género envuelto en polémica. La libertad de expresión y creación artística permiten que se realicen series, películas y documentales sobre casos reales, pero esto no excluye que se puedan poner límites, aunque estos no suelen prevalecer. Los principales son el derecho a la intimidad, la imagen y el honor de las personas implicadas, pero también se debe garantizar la protección del menor y que no se desvirtúe la realidad. En definitiva, es siempre un terreno al que conviene entrar con pies de plomo y, sobre todo, con respeto a las víctimas.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento