'Loki' 1x01: Ahora sí, arranca el multiverso marvelita

Variantes, D. B. Cooper y una última revelación: ¿se avecina una guerra multiversal?
Loki (Tom Hiddleston) y Mobius (Owen Wilson)
Loki (Tom Hiddleston) y Mobius (Owen Wilson)
Cinemanía

[ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DE LOKI 1x01]

Benditos antihéroes y sus estratagemas. Marvel, tanto en las viñetas como en pantalla, no se puede entender sin sus personajes más impredecibles: de la cambiante ética de Magneto a los infectados de villanía como Venom o Ghost Rider, pasando por los traumatizados como el Soldado de Invierno, Viuda Negra o Elektra, así como el irreverente Deadpool, todos ellos han conquistado a lectores y público gracias a sus idas y venidas. 

Loki (Tom Hiddleston), el hermanísimo de Thor, se ha hecho un inmenso hueco en nuestros corazones a base de riñas fraternofiliales y puñaladas traperas. La serie Loki acaba de aterrizar en Disney+ para abrir las puertas al multiverso marvelita mientras nos embauca con el Loki más malicioso, aquel que robó el Teseracto a los vengadores en Vengadores: Endgame tras la batalla de Nueva York. 

Es precisamente allí, en la ciudad de los rascacielos en 2012, donde arranca la trama. Los primeros minutos de Loki son simple contextualización, recordándonos como, tras un ataque de ira de Hulk por no caber en el ascensor, este 'entregaba' sin querer la gema del Espacio a un dios del engaño recién detenido, que desaparecía con la preciada piedra.

Fotograma del primer episodio de 'Loki'
Fotograma del primer episodio de 'Loki'

¿Que dónde iba a parar el personaje? Ahora ya sabemos que al desierto de Gobi, en Mongolia, donde pronto le da caza la Agencia de Variación Temporal (AVT) por andar transgrediendo una tal Sagrada Línea temporal. Adiós a su propósito glorioso de conquistar el mundo. 

El villano vuelve a deleitarnos con mucha comedia física en estos primeros minutos de serie, en la que lo vemos tan brabucón como en Los vengadores, dispuesto a conquistar al mundo pero machacado (literalmente) por las circunstancias. En este caso, por una porra especial con la que una agente de la AVT lo golpea en la cara: sufre el impacto a cámara lenta, pero siente todo el dolor en tiempo real. 

Variantes y papeleo burocrático

Esta Cazadora y sus soldados, llamados Minuteros, reinician la línea temporal que ha corrompido Loki y se llevan a este a las instalaciones de la Agencia de Variación Temporal. Hay se agolpan Skrulls, chavales amenazando con privatizar el negocio, secretarios bobalicones, robots que no entienden de cuero asgardiano de primera, mininos adorables, mucho papeleo que firmar y reflexiones licuadas sobre el alma. ¡Ah! Y varias escotillas que se abren bajo tus pies. Pura burocracia espaciotemporal con la que es imposible no sentirse identificado y que saca mucho partido a la comedia más absurda.

Y, entre más papeles, fotos del aura temporal, tornos y cierto tique (cógelo o te arrepentirás), una alegre vocecilla se cuela en la secuencia, la de la señorita Minutos (Miss Minutes), que da la bienvenida a los detenidos antes de que se los juzgue por sus crímenes. 

La señorita Minutos y Loki
La señorita Minutos y Loki

En un vídeo animado, la adorable mascota nos cuenta cómo nace esta organización tan peculiar: hace mucho, hubo una guerra multiversal con incontables líneas temporales enfrentándose por la supremacía que casi acaba con todo. Así, emergieron los Guardianes del Tiempo, que reorganizaron el multiverso en una sola línea temporal, la Sagrada Línea Temporal, y trajeron paz de nuevo. 

Cuando algunas personas, llamadas Variantes, se desvían del camino creado por los Guardianes, se genera un caso de nexo que podría volver a ramificar la línea temporal y provocar otra guerra multiversal. Para evitar que eso pase, los Guardianes crearon la AVT, que se encarga de arreglar la línea y a juzgar a quienes la toquetean, como Loki. 

"Puedes oler la colonia de dos Tony Stark"

La trama se traslada al sur de Francia, al año 1549. En una iglesia, el agente Mobius M. Mobius (Owen Wilson) observa los cuerpos sin vida de varios Minuteros. Ya es la sexta vez esa semana que cierta Variante mata a sus agentes. Un niño le indica que ha sido el diablo quién ha perpetrado los crímenes, un diablo con afición a regalar caramelos. El jefazo recibe entonces el informe de Loki.

Entre tanto, este se presenta ante la jueza Ravonna Lexus Renslayer de Gugu Mbatha-Raw en una fabulosa secuencia que tiene poco (o mucho) de pantomima: lo de echar la culpa a los vengadores, que viajaron en el tiempo "sin duda en un intento desesperado por impedir mi ascenso a Rey Dios", no cuela. Resulta que lo que ellos hicieron tenía que pasar, pero que Loki escapara no. Y tampoco se puede detener a Stark por su olorosa colonia. Para colmo, el protagonista hace el ridículo intentando usar sus poderes, que no funcionan en la AVT. 

La Agencia de Variación Temporal y Mobius y Loki
La Agencia de Variación Temporal y Mobius con Loki

Tras esta cura de humildad, el tribunal lo declara culpable y lo condena a ser reiniciado (o masacrado). Suerte que Mobius interviene y consigue salvarlo. El agente, cuya especialidad es perseguir Variantes especialmente peligrosos (Loki es un gatito), propone al hermano de Thor que colabore con ellos mientras niega la existencia del libre albedrío y le muestra imágenes de sus derrotas más sonadas, como la de Los vengadores. 

Lo mejor de repasar la vida de Loki son las etapas de su vida que no conocíamos, como cuando, haciéndose llamar D. B. Cooper, secuestró un avión con destino a Seattle, todo porque había perdido una apuesta con Thor. Para quienes no lo sepan, este hecho realmente ocurrió en 1971 y sigue siendo el único secuestro aéreo sin resolver en EE UU pues el autor escapó en paracaídas con 200.000 dólares.

Tras este guiño a un hecho real, Mobius muestra a Loki su mayor pesar en un futuro que él aún no conoce: la muerte de su madre, que provocó por accidente. "No naciste para ser Rey, Loki, naciste para provocar sufrimiento y muerte para que otros puedan alcanzar la mejor versión de sí mismos", afirma el agente en referencia a los vengadores. 

Pez fuera del agua

Con Loki, nunca debes bajar la guardia, como aprende Mobius por las malas cuando lo deja solo unos segundos y este aprovecha para robarle su Tuercetiempo (un artefacto con el que puedes rebobinar a quien lleve el collar de detención) y huir. Gracias a eso, disfrutamos de una divertida interacción entre el protagonista y Casey, el secretario bobalicón que no sabe lo que es un pez y que le cuenta que usan las gemas del Infinito ("tenemos muchas") como pisapapeles. 

El poder de esa organización, donde ni siquiera las gemas funcionan, es incuestionable, por lo que Loki decide regresar al despacho de Mobius y repasar entre lágrimas su futuro: la muerte de su madre, el adiós de Odín en Thor: Ragnarok, la conversación en el ascensor con Thor en ese mismo filme ("Creía que siempre lucharíamos codo con codo") e incluso su muerte a manos de Thanos. He ahí su propósito glorioso.

Loki presencia su muerte y la escena final
Loki presencia su muerte y la escena final

Es entonces cuando lo descubre la cazadora de Mobius, aunque este consigue inmovilizarla, ponerle su collar y marearla con el Tuercetiempo. Cuando finalmente se reencuentra con el personaje de Wilson, decide confesarle sus motivaciones: "No disfruto haciendo daño a la gente. Lo hago porque tengo que hacerlo, tuve que hacerlo". Le explica que es parte de la ilusión, el truco cruel elaborado por los débiles para infundir miedo. 

Aunque Mobius no puede ofrecerle la salvación, le pide ayuda para detener a una Variante fugitiva que está matando a sus Minuteros. ¿Por qué Loki? Porque la Variante que persiguen es él mismo. Nos trasladamos a Salina, Oklahoma, al año 1858, donde llega un grupo de agentes de la AVT para resolver una variación temporal. Sin embargo, un hombre encapuchado deja caer una lámpara de fuego y el prado en el que se encuentran arde en cuestión de segundos, acabando con los Minuteros. 

El primer episodio de Loki, pese a ser sobre todo explicativo y sentar las bases de lo que se viene, funciona gracias a ese tono jocoso que tan bien le sienta a Hiddleston (muy en la línea del tono del personaje en Los vengadores), así como por la fantástica presentación de la Agencia de Variación Temporal, y permite entrever las maliciosas y atractivas intenciones de la ficción. Olvídate de las gemas del Infinito, que solo sirven de pisapapeles ahora que llega el multiverso.

No es un arranque apoteósico ni cargado de acción, y aún así deja con ganas de más: de saber más sobre esa agencia y sus burócratas, de los Guardianes del Tiempo y la guerra multiversal que parece avecinarse, y de esa revelación final, con Loki dando caza a Loki. Este dios engaña, pero nunca decepciona. 

Loki está disponible en Disney+.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento