Kate Winslet lleva 25 años de grandes interpretaciones soportando comentarios sobre su peso

Desde que la actriz británica protagonizó 'Titanic' su cuerpo ha sido objeto de escrutinio constante.
Kate Winslet en 'Mare of Easttown'
Kate Winslet en 'Mare of Easttown'
Cinemanía

Kate Winslet no solo es una de las actrices más conocidas del cine actual, sino también una de las más aclamadas. Ese tipo de intérpretes de gran prestigio y multipremiadas –sorprende que solo tenga un Oscar, más otras seis nominaciones– con tirón popular que pueden levantar proyectos con su presencia en los créditos. Cuenta a sus espaldas con una carrera de grandes interpretaciones, arriesgadas y diferentes, que han dado forma a una filmografía con muy pocas fisuras.

Mare of Easttown, el regreso de Winslet a la televisión tras la adaptación de Mildred Pierce que protagonizó para Todd Haynes a principios de la década anterior, se ha convertido en uno de los mayores fenómenos seriéfilos de este año. La miniserie de HBO ha levantado pasiones, muy especialmente alabando el trabajo interpretativo de Winslet como la detective protagonista, y muchos consideran que tiene el camino muy bien pavimentado hacia los Emmy.

Si bien el papel de Kate Winslet como la detective Mare Sheehan en Mare of Easttown ha servido para constatar en la pequeña pantalla lo buena actriz que es independientemente del medio, también ha tenido una consecuencia poco agradable que suele ser candente cada vez que la actriz estrenaba una película: el escrutinio desmedido sobre su cuerpo por parte de los medios. 

Por ejemplo, un artículo de opinión publicado en el diario El País este fin de semana titulaba de esta manera.

Aunque el contenido del texto busca elogiar la naturalidad de Winslet en contra de las posiciones más sexistas de Hollywood en cuanto al aspecto físico y la edad de sus estrellas femeninas, lo improcedente del encabezado y la insistencia en este enfoque levantó amargas críticas entre los lectores en redes sociales. 

Más allá de la inadecuada elección de términos para llamar la atención e incitar al click, no es que sea poco digno de celebrar que Kate Winslet rompa esos estigmas. El asunto es si una actriz como ella, con 45 años y un cuerpo completamente normativo, debe ser tomada de esa manera. Porque resulta que precisamente la cuestión de su peso no ha dejado de mover opiniones durante una carrera en la que no escasean otros temas de conversación.

Kate Winslet en la báscula de los tabloides

Desde que Kate Winslet protagonizó Titanic (1997) junto a Leonardo DiCaprio, su cuerpo ha sido objeto de escrutinio constante y sancionador por parte de la prensa sensacionalista. La propia actriz lo recordaba en una entrevista de este mismo año con The Guardian: "Yo aún estaba tratando de averiguar quién era, pero ellos comentaban mi talla. Hacían estimaciones sobre mi peso, publicaban la supuesta dieta que estaba haciendo", afirma Winslet.

"Los medios me llamaban para que comentara mi físico. Entonces me pusieron la etiqueta de ser muy directa y respondona [por tratar el asunto]. Simplemente me estaba defendiendo", explicaba en febrero, cuando el tema de conversación pasaba por la escena de sexo con Saoirse Ronan en Ammonite y aún no se había emitido la de Mare of Easttown en la que Winslet pidió expresamente que no se aplicaran retoques digitales a su cuerpo para eliminarle supuestas imperfecciones.

Según la actriz, el nivel de obsesión mediática por su peso estuvo a punto de hacerle abandonar el cine. Pero no se dejó vencer. Como recordó en el festival WE Day UK de 2017 durante una emocionante charla sobre acoso escolar y bodyshaming, ese tipo de comentarios le habían perseguido durante la infancia y adolescencia. "Me llamaban Blubber (sebosa) . Me ridiculizaban por querer ser actriz", relató. "Cuando tenía 14 años un profesor de interpretación me dijo que quizá me podía ir bien si hacía papeles de chica gorda".

Parece bastante sencillo pensar que la prolífica y variada filmografía de Kate Winslet tiene la fuerza suficiente para acallar ese tipo de comentarios sobre su aspecto físico, pero es difícil encontrar títulos de sonada presencia mediática que no hayan levantado comentarios al respecto. Y ni siquiera se trata del tan comentado desnudo integral de su papel en The Reader (El lector) (2008; título con el que ganó el Oscar) o papeles que hayan implicado una especial transformación física, como suele suceder en el caso de su homólogo Christian Bale cuando está de promoción.

Suelen darse cuando interpreta papeles de mujer normal. Como en el drama matrimonial Revolutionary Road (2008), que llegó acompañada por su propia polémica sobre la existencia o no de retoques en una sesión de fotos con desnudo y homenaje a Catherine Deneuve en Belle de jour para Vanity Fair.

Después de tener que dar explicaciones asegurando que no había pedido ningún retoque en las fotos, Winslet también se vio obligada a justificar el hecho de mostrarse desnuda y deseable en la portada de una revista ante preguntas como "¿Qué van a pensar las demás mujeres al verte con un cuerpo tan perfecto en una portada como esa?" en esta entrevista –en principo, sobre Revolutionary Road– para ComingSoon.

La cuestión de su aspecto físico también afloró cuando encarnó a la ejecutiva Joanna Hoffman en el biopic de Steve Jobs (2015), o cuando compartió historia de amor con Idris Elba en La montaña entre nosotros (2017). De hecho, en una entrevista con The Sun tuvo que reconocer que llevaba 12 años sin subirse a una báscula ni saber cuánto pesaba. Queda claro que saber el peso de Kate Winslet le interesa mucho más a otras personas que no son Kate Winslet.

Como lamentaba ella misma en la entrevista sobre Revolutionary Road, "vivimos en un mundo donde es imposible no sentirte juzgada". "Me pone muy triste. ¿No sería magnífico si pudiéramos hacer simplemente lo que nos dé la gana, llevar la ropa que queramos, no preocuparnos por lo externo y las trampas de la vida y ser libres?", se preguntaba. 

"Creo que es cada vez más difícil hacer eso por la obsesión de los medios con los famosos: qué llevan, qué hicieron ayer, qué harán mañana", añadía. 13 años después no hay muchos motivos para pensar que la situación ha mejorado.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento