'Jupiter's Legacy': la fábrica de antihéroes de Mark Millar llega a Netflix

El primer proyecto conjunto de la plataforma y el guionista escocés nos devuelve al universo de un creador que ha marcado el cómic moderno, de 'Kick-Ass' a sus cómics para Marvel.
Los protagonistas de 'Jupiter's Legacy'.
Los protagonistas de 'Jupiter's Legacy'.
Netflix

¿Qué tiene de especial Mark Millar? ¿Por qué este escocés de 51 años es, junto a Brian Michael Bendis o su compatriota Grant Morrison, uno de los guionistas más amados y detestados del cómic de superhéroes? Y, lo más importante: ¿por qué Netflix se ha dejado una cantidad no desvelada (es decir, enorme) de millones en comprar su editorial, Millarworld?

Ahora que Jupiter's Legacy, primer resultado de esa transacción, llega a la plataforma, es el momento de hacerse esas preguntas. Avisamos que las respuestas (o la ausencia de las mismas) nos van a dejar bastante mareados.

Los despachos de Marvel serían un buen sitio donde empezar la encuesta: durante su consolidación, el MCU bebió a chorros de la continuidad Ultimate, un proyecto del guionista que revisó en clave actual (y cínica) a los personajes más emblemáticos de la Casa de las Ideas. Pero la cosa no se queda ahí.

En 2007, un Millar ya curtido en DC y en el cómic británico había dado su primera campanada marvelita con Civil War, crossover que llegaría al cine (2016) con resultados notables, pero sin la escala ni las ambigüedades morales de un original que culminaba nada menos que con el asesinato del Capitán América. 

Y, si hablamos de mutantes, su tebeo El viejo Logan (2009) fue la génesis (lejana por lo demás) de la mejor película de Hugh Jackman como el canadiense con garras de adamántium.

Si nos vamos al contenido indie, las creaciones de Millar también te sonarán: Wanted llegó al cine (2008) en una adaptación que no se parecía al original ni en el blanco de los ojos, mientras que Kick-Ass y Kingsman tuvieron versiones más respetuosas en las que el guionista metió cucharada.

Habrá que ver si Jupiter's Legacy transmite sin trampa ni cartón las constantes de su obra (el cinismo, los equilibrios en el alambre entre el bien y el mal) con esta historia de una primera generación de aventureros con disfraz cuyos herederos (con Elena Kampouris y Andrew Horton a la cabeza) están más preocupados por petarlo en los clubes de moda y mantener sus perfiles de Instagram que por salvar a la humanidad.

Solo podemos estar seguros de una cosa: habrá tortazos, y estos serán épicos, porque, cuando llega la hora de escribir peleas brutales, a Millar se le nota mucho la sangre escocesa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento