Logo del sitio

Habrá que llamar a un abogado: demandan a los productores de 'Better Call Saul' por difamación

Liberty Tax es una compañía que ofrece asesoramiento para preparar las declaraciones de impuestos.
Bob Odenkirk en 'Better Call Saul'
Bob Odenkirk en 'Better Call Saul'
AMC

Durante seis temporadas, Better Call Saul ha cambiado el drama criminal de Breaking Bad por un enredo de abogados sucesivamente más trágico. Es lo que tiene haber cambiado al traficante de droga Walter White por Jimmy McGill (a quien conocíamos hasta entonces como Saul Goodman), rastreando cómo se torció todo y terminó primero ayudando al protagonista de Breaking Bad, y luego teniendo que cambiar de vida para huir de las consecuencias de sus crímenes. A Better Call Saul le quedan dos episodios para concluir con una aclamación crítica unánime, pero ahora Collider se hace eco de un irónico giro de los acontecimientos. Y es que los productores de Better Call Saul acaban de meterse en un lío legal.

En el segundo episodio de la última temporada reapareció el matrimonio de Betsy y Craig Ketleman (Julie Ann Emery y Jeremy Shamos). Les conocimos como malversadores del dinero de su empresa en los episodios iniciales de Better Call Saul, y ahora han vuelto a las andadas estafando dinero a través de una empresa fraudulenta, Sweet Liberty Tax Services. Con ella ofrecen ayuda a clientes que desconozcan el sistema fiscal, para aprovechar y quedarse con parte de los ingresos. El problema es que, más allá de la serie de AMC, en la vida real existe una empresa llamada Liberty Tax. Y, por agravar las cosas, su logo es muy parecido a la gran estatua de libertad inflable que los Kettleman tienen frente a su oficina.

De ahí que Liberty Tax, empresa de EE.UU. que se dedica igualmente al asesoramiento impositivo (se supone que sin robar a nadie) haya decidido demandar a AMC Networks y Sony Pictures, artífices de Better Call Saul. Liberty Tax denuncia un supuesto “uso indebido intencionado” de su marca. Alega que el nombre ‘Sweet Liberty Tax Services’ es demasiado parecido al suyo, y que la estatua de la libertad es una referencia clara a su propia marca. “De todos los nombres que podrían haber usado para el negocio retratado en el episodio, decidieron no ser originales y copiar las famosas marcas comerciales de Liberty Tax, utilizadas durante más de 25 años, e imitar a un local real de Liberty Tax simplemente añadiendo la palabra ‘sweet’ delante de la marca”, se lee en la demanda.

A menos que se llegue pronto a un acuerdo, los productores tendrían que verse en los juzgados con Liberty Tax, recurriendo a un equipo de abogados y replicando una trama que bien podría haber aparecido en Better Call Saul. La serie, desarrollada por Vince Gilligan y Peter Gould, representa ahora mismo toda una revalorización del fenómeno Breaking Bad, que la semana pasada terminó de estallar cuando se erigieron dos estatuas de Walter White y Jesse Pinkman en el centro de convenciones de Albuquerque, ciudad donde tiene lugar la trama de ambas series.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento