'Black Mirror' 5T: Miley Cyrus quiere mambo

La ex Hannah Montana se interpreta a sí misma haciendo de estrella del pop en plena crisis existencial. Drogas, circuitos y hologramas molones.
'Black Mirror' 5T: Miley Cyrus quiere mambo
'Black Mirror' 5T: Miley Cyrus quiere mambo

DISECCIÓN SIN SPOILERS de las tres nuevas entregas de Black Mirror. Miley Cyrus, Angourie Rice y Madison Davenport protagonizan Rachel, Jack and Ashley Too.

La tecnología: Inteligencia artificial y hologramas.

La estrella: Si no te has enterado ya es, o bien que has tenido mucho lío, o bien que no vives en este planeta: Miley Cyrus, la gran provocadora del mundo del pop de la última década es la protagonista absoluta de este capítulo (y de esta temporada).

La trama: Rachel es una adolescente inadaptada que intenta superar el duelo del fallecimiento de su madre con su obsesión por una cantante de pop llamada Ashley O. Se sabe todas sus canciones, claro, pero también se pide para su cumple un robot inteligente a la imagen y semejanza de su gran ídolo.

El fondo: Sin duda, el mejor capítulo de largo de la nueva temporada. No se sabe dónde empieza el guion de Charlie Brooker y dónde la vida real de Miley Cyrus, que interpreta a la celebrity Ashely. O hasta qué punto la cantante ha intervenido en el proceso de realización del filme. Se trata de una acidísima reflexión acerca del concepto de fama en el siglo XXI, centrado especialmente en el mundo del pop y protagonizado por una estrella del pop que ha conseguido lo más difícil: dejar de ser Hannah Montana y convertirse en Miley Cyrus. Genio y figura, el personaje de Miley Cyrus guarda unas sospechas coincidencias estilísticas con Ariana Grande (botas de vinilo por encima de la rodilla, pelucas de colores, actitud añiñada)… ¿Tenemos beef a la vista? ¡Ojalá!

La curiosidad: La música que interpreta el personaje de Miley sonará a algunos… o no. Son canciones de Nine Inch Nails, el grupo de música industrial de Trent Reznor, uno de los compositores de cabecera de amigos de lo oscuro como David Lynch o David Fincher. El propio Charlie Brooker ha sido el encargado de adaptar, no sin malicia, las perversas letras de Reznor al almibarado estilo de Ashley. En Londres, donde lo entrevistamos, Charlie nos contó que tuvo que traducirlos a un “estilo más alegre”, al tiempo que reconocía: “no soy el mejor letrista del mundo”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento