Adiós a Montepinar, bienvenidos a Contubernio 49: un día en el rodaje de la nueva temporada de 'La que se avecina'

Tras 12 temporadas en la urbanización, la serie de Mediaset se muda al centro para afrontar una nueva entrega llena de nuevas aventuras y personajes.
Los actores de 'La que se avecina' ante la entrada de su nuevo edificio, Cotubernio 49
Los actores de 'La que se avecina' ante la entrada de su nuevo edificio, Cotubernio 49
Cinemanía
Tráiler de la temporada 13 de 'La que se avecina'
Externos

Las mudanzas nunca son fáciles. Llevan tiempo, esfuerzo, la mayoría de veces mucho dinero y, sobre todo, llevan a un período emocional lleno de nostalgia por lo vivido e incertidumbre por lo que queda por vivir. Pero, ante todo, las mudanzas son una preciosa oportunidad para dar un giro a la vida, para empezar de nuevo y afrontar con ilusión el futuro. Y así es precisamente como lo hacen desde La que se avecina en su nueva temporada, la primera que se ambientará lejos de la ya icónica urbanización de Montepinar

Al llegar a la fachada del rodaje de la nueva temporada de La que se avecina, que se estrena el próximo 18 de noviembre, parece que uno esté ante una nueva y flamante serie, y no ante la nueva temporada de una de las líderes de la ficción española. Pero ese espejismo se desvanece en el mismo momento que irrumpen Alberto y Laura Caballero, creadores y guionistas de la serie, quien nos conducen hasta las entrañas de Contubernio 49, el nuevo hogar de los otrora vecinos de Montepinar. 

Uno podría pensar que es un gran salto al vacío, y más después de tantos años, trasladar a todos los personajes (y con ello, a toda la audiencia fiel a la serie) a un escenario completamente distinto, pero no los Caballero y los intérpretes de la serie, quienes ven este cambio como una gran oportunidad de expandir horizontes y dar cabida a nuevas historias más relacionadas con el centro de la ciudad

"Habrá gente a la que le cueste y otra que directamente rechace el cambio, pero ya la hubo cuando cambiamos el aspecto visual de la serie cuando era un cambio a mejor y la audiencia terminó acostumbrándose. Muchos tienen miedo al cambio, pero este es a mejor", explica Alberto Caballero, quien matiza que estos amplios decorados también le han permitido nuevos tiros de cámara y mayor movimiento de estas, perdiendo un poco así la sensación de sitcom corriente en favor de una mayor ambición audiovisual. En su lugar ahora tendremos espacios mucho más amplios para albergar todo el arsenal de disparates que nos tienen preparados en su decimotercera temporada, que no son pocos.

La ostentosa casa de La Marquesa, uno de los nuevos personajes y antigua dueña del edificio
La sobria casa de La Marquesa, uno de los nuevos personajes y antigua dueña del edificio
JUAN NAHARRO

Exteriores vs interiores, ricos vs pobres

El rellano de Contubernio 49 recuerda mucho al de los pisos clásicos del centro de Madrid, con dos puertas en las que se encuentran los bajos del edificio. En uno vivirán Antonio Recio (Jordi Sánchez) y su esposa Berta (Nathalie Seseña), quienes tendrán que lidiar con el hecho de haber caído a lo más bajo y de estar entre la espada y la pared: a un lado, un restaurante chino que dará mucho juego (y olor), al otro, un piso de estudiantes con el que Antonio tendrá más de una discusión.

Los 'Chiques', como los han apodado, son tres jóvenes estudiantes con una forma de vivir la vida (sexual y filosóficamente) que chocarán en gran medida con la de los Recio, y que además acercará los problemas de los jóvenes a una serie hasta ahora poblada de personajes adultos. Ellos serán la base interior de un edificio en el que la lucha entre clases se hará más patente que nunca, con los viejos propietarios de Contubernio contra los de Montepinar y Bruno Quiroga (Luis Merlo) un poco entre medias de ambos. El propio Bruno se encargará de crear una zona común con la Carfebrería, un espacio que imita los nuevos locales del centro que mezclan cafetería con librería y por la noche se convierten en espacios de conciertos o incluso recitales de poesía. Una idea noble y lúdica al frente de la cual pondrá sin embargo a Fermín (Fernando Tejero), al que al principio le costará entender la idea. 

Centrándonos en los nuevos personajes, una simpática y jovial Mamen García (Señoras del Hampa) nos habla con entusiasmo de Victoria Rafaela Balmaseda de Unzeta y Téllez-Girón, a.k.a. La Marquesa. Pero que no os engañen sus largos apellidos y sus títulos nobiliarios, porque es más pobre que una rata, aunque el orgullo y el clasismo no los ha perdido y por eso se dedicará a criticar a los pobres recién llegados y hacerse fuerte en la junta vecinal, en la que contará con el apoyo de otra rica como es la farmacéutica y presidenta de la comunidad Greta Garmendia (Laura Gómez Lacueva).

El elegante y almodovariano salón de Menchu y Yoli para esta nueva temporada
El elegante y almodovariano salón de Menchu y Yoli para esta nueva temporada
JUAN NAHARRO

En su particularmente almodovariano piso, Menchu (Loles León) y Yoli (Miren Ibarguren) intentarán recuperar su vida anterior y de paso encontrar pareja, aunque no sea del todo fácil dadas las circunstancias. Menchu comenzará además a formar alianza de barrabasadas junto con Fina (Petra Martínez), quien ya ha abrazado por completo su talento para el mal pero que ahora ha encontrado una secuaz y, sobre todo, nuevas víctimas contra las que perpetrar sus descabellados planes. 

Por su parte, Amador encuentra un nuevo león de juega y modelo de vida en Óscar (Félix Gómez), un joven fotógrafo que vive la vida. "Pero la vida que Amador deseaba y cree que merecía haber vivido", puntualiza Pablo Chiapella abrazado a Félix Gómez, un dúo que sumado al excéntrico personaje de Agustín (Carlos Areces) augura comedia de lo más desternillante.

'Aquí no hay quien viva', en el corazón pero no en la cabeza

Ante la llegada a un edificio en el centro, una nueva portería, más parejas...era imposible no pensar en Aquí no hay quien viva, la serie que catapultó a la fama a muchos de los actores de La que se avecina, la primera de los Caballero y la que triunfó de tal manera que aún pervive en los corazones de muchos fans de la comedia española. También en los de gente como Luis Merlo, Fernando Tejero, Loles León o Pablo Chiapella, aunque admiten que los posibles guiños serán más inconscientes que otra cosa, pues aunque lleven la serie en su memoria hace tiempo que La que se avecina se convirtió en otra cosa muy distinta. 

Los actores hacen hincapié en un humos cada vez más transgresor y políticamente incorrecto que sin embargo entra fácil y cala en la gente. Unos lo achacan al guion, otros al talento de sus intérpretes y otros simplemente confían en que el público que los ha acompañado durante tanto tiempo los acepte con sus virtudes y sus defectos. Al ser preguntados por cómo afrontan el día a día con la misma ilusión que la primera vez, la respuesta es la misma que debería servir de incentivo a los espectadores: los guiones, que siempre deparan alguna nueva, trepidante y alocada peripecia para unos vecinos que, aunque ya no estén en Montepinar, ahora han encontrado un nuevo hogar en el que seguir desfasando. 

¿Quieres recibir todos los viernes en tu correo las mejores recomendaciones de cine y series? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento