Y la película favorita de Michael Bay es...

La opera prima de un director 'indie' muy afrancesado e intelectual. Pero, eso sí, con atracos, persecuciones en coche, disparos y tiritas en la nariz. Por CINEMANÍA
Y la película favorita de Michael Bay es...
Y la película favorita de Michael Bay es...

Hay muchas perlas rescatables de la enciclopédica historia oral de Michael Bay que la revista GQ ha elaborado entrevistando a prácticamente todos los seres humanos que alguna vez se han relacionado con el director de Hollywood más aficionado a las explosiones, la adrenalina, los músculos, las chicas de calendario, los cochazos y, en general, todo lo que mola.

Podríamos fijarnos en las perlas que se sueltan acerca de cómo Bay es el sheriff absoluto de todos sus sets de rodaje, aquella vez que estuvo a punto de golpear a un "esbirro del estudio" que no quería firmarle un cheque de 25.000 dólares para una escena de Bad Boys o cómo le molestaba que Sean Connery le llamara "chupapollas" en La Roca cuando tenía a un equipo de unidades especiales de la Armada sujetándole bajo el agua mientras rodaban una bola de fuego en la superficie. Pero bueno, dejemos a un lado al Bay-director para centrarnos en el Bay-cinéfilo.

Como ya ocurriera con la película favorita de Terrence Malick, es posible que hay quien se extrañe al descubrir que Ladrón que roba a ladrón, el debut en el largometraje de Wes Anderson, es una de las pelis más queridas del director de Transformers. De hecho, esa divertida crónica de unos ladrones de poca monta es el motivo por el que Bay hizo todo lo posible para convencer a Jerry Bruckheimer de contratar a Owen Wilson para Armageddon. Nunca se sabe, pero a Rosie Huntington-Whiteley creemos que llegó de otra forma.

Bottle Rocket

Mostrar comentarios