"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

El actor escocés, primer James Bond del cine y padre del mítico Indiana Jones, ha fallecido hoy a los 90 años para consternación de sus admiradores.
"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos
"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

Corría 1958 cuando Thomas Sean Connery parecía haberle cogido al tranquillo a esto de actuar. Brumas de inquietud, dirigida por Lewis Allen, tenía a este exculturista, futbolista y modelo como uno de sus protagonistas, en el papel del periodista Mark Trevor. Barry Sullivan y Lara Turner eran, no obstante, las cabezas de cartel, y al poco de que comenzara el rodaje surgieron rumores de que esta última trataba a Connery con una sospechosa familiaridad.

Por entonces el actor escocés no había aparecido más que en un puñado de papeles secundarios para films como Ruta infernalTumba de acero, pero era lo suficientemente conocido dentro del star system británico como para que Johnny Stompanato, marido de Turner y temible gángster, enloqueciera. De este modo, el guardaespaldas del todopoderoso Mickey Cohen se desplazó a Londres y entró en el set a punta de pistola. Connery, en un abrir y cerrar de ojos, le desarmó y noqueó de un puñetazo.

Antes de convertirse en uno de los actores más prestigiosos y queridos de la historia del cine las experiencias de Sean Connery, fallecido hoy a los 90 años, ya le predisponían a la grandeza. De forma que, cuando recibió la llamada de Hollywood y fue recibido en su hotel con una amenaza personal de Cohen, nuestro hombre no se inmutó, y siguió adelante con una de las carreras más espectaculares que se puedan concebir. Desmenucémosla a través de 12 papeles míticos.

1. James Bond en Agente 007 contra el Dr. No, Desde Rusia con amor, James Bond contra Goldfinger, Operación Trueno, Sólo se vive dos veces, Diamantes para la eternidad y Nunca digas nunca jamás

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

Poco después del incidente con Stompanato, Connery fue contratado por Disney para un papel secundario en Darby O'Gill y el rey de los duendes (1959), pero lo suficientemente lucido como para que Albert R. Broccoli quisiera contar con su protagonismo en la primera adaptación de James Bond. Estrenada en 1962 y dirigida por Terence YoungAgente 007 contra el Dr. No convirtió a nuestro hombre en una estrella mundial, volviendo al personaje hasta en cinco ocasiones.

Por primera y última vez en esta longeva saga, de hecho, el actor escocés llegó a interpretar al espía una vez el estudio ya lo había sustituido por George Lazenby en 007 al servicio secreto de Su Majestad. Ante el escaso éxito de este film, los productores rectificaron con Diamantes para la eternidad, siendo Roger Moore quien tomaría luego el relevo de forma definitiva. Todo para que años después, en 1984, un vacío legal le permitiera volver en Nunca digas nunca jamás, remake de Operación Trueno ajeno a la saga oficial.

2. Zeta en Zardoz 

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

El fichaje de Connery como Bond confluyó, inevitablemente, en el momento de mayor efervescencia de su carrera. De este modo, el mismo año de Agente 007 contra el Dr. No veíamos a Connery como el soldado Flanagan en la superproducción bélica El día más largo, dándole la réplica a Tippi Hedren en Marnie, la ladrona de Alfred Hitchcock, y trabajando en repetidas ocasiones con Sidney Lumet.

Sin embargo, de toda esta fase de estrellato temprano es inevitable quedarse con Zardoz, chifladísima ciencia ficción postapocalíptica comandada por John Boorman cuya referencia fundamental era... El mago de Oz. Estrenada en 1974, en ella veíamos a Connery con un look antológico en compañía de Charlotte Ramping e interpretando a Zeta, guerrero que tenía como misión exterminar a quienes vivían en lugares remotos de la desolada Tierra, fuera de "el Vórtex" donde habían podido recluirse unos pocos privilegiados.

3. El coronel Arbuthnot en Asesinato en el Orient Express

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

Connery trabajó con el citado Lumet en cuatro films: La colina de los hombres perdidos, La ofensa, Supergolpe en Manhattan y Asesinato en el Orient Express. Esta última adaptación de Agatha Christie, que fue un éxito monumental en la época, contaba con un intimidante reparto en el que encontrábamos a Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Anthony Perkins, Vanessa Redgrave, Richard Widmark y Albert Finney como el imprescindible Hércules Poirot.

Además, claro, de Connery, en aquel entonces todo un sex symbol que tuvo como encargo interpretar al enigmático coronel Arbuthnot, en un papel que más tarde que caería en manos de Leslie Odom Jr. para la adaptación acometida por Kenneth Branagh en 2017. La versión de Lumet, por su parte, obtuvo en 1974 seis nominaciones al Oscar y le hizo ganar su tercera y última estatuilla a Ingrid Bergman.

4. Daniel Dravot en El hombre que pudo reinar

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

Un año después, Connery se puso a las órdenes de John Huston para otra película de gran potencial oscarizable. En El hombre que pudo reinar nuestro hombre interpretaba a un suboficial británico llamado Daniel Dravot que, junto a su compañero Peachy Carnehan (Michael Caine), se internaba en la cordillera del Hindukush (entre Afganistán y Pakistán) para que ambos entraran en contacto poco después con unos nativos que erigían a Dravot como su nuevo rey.

Considerada la despedida de Huston de sus producciones épicas, El hombre que pudo reinar reflexionaba sobre el poder y su capacidad de corrupción sin dejar de lado su atractivo para el gran público. Basada libremente en un relato de Rudyard Kipling estuvo nominada a cuatro Oscar sin que tampoco en esta ocasión Connery pudiera optar a la estatuilla.

5. Robin Hood en Robin y Marian

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

Los años 70 fueron muy prolíficos para el intérprete escocés, puesto que además de sus distintos Bond pudo trabajar con cineastas como John Milius, Richard Attenborough y un Michael Crichton en su segundo trabajo a la dirección tras Almas de metal. Estos films fueron, respectivamente, El viento y el león, Un puente lejanoEl primer gran asalto al tren, aunque también fue especialmente celebrada la asociación de Connery con Richard Lester.

Director totémico del cine británico de mediados de siglo, Lester unió fuerzas con nuestro hombre en la épica Cuba y en la más íntima Robin y Marian, estrenada en 1976. Revisión originalísima y arrebatadora del mito de Robin Hood esta última, donde Connery encarnaba a un bandolero avejentado que se enamoraba de la Lady Marian interpretada por Audrey Hepburn. Lo más parecido a un western crepuscular que ha dado el cine de aventuras medievales.

6. Guillermo de Baskerville en El nombre de la rosa

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

El cambio de década pilló a Connery algo descontento con los estudios luego de disfrutar de un divertido papel secundario en Los héroes del tiempo de Terry Gilliam (donde, atestiguando la fama descomunal de la que por entonces ya disfrutaba, se incluía una broma metafílmica sobre el actor). Durante un breve margen alejado de Hollywood y las grandes ligas del cine británico, Connery protagonizó El nombre de la rosa, estrenada en 1986.

De financiación alemana, este thriller de Jean-Jacques Annaud partía con el difícil objetivo de adaptar la monumental novela de Umberto Eco, respetando en lo que fuera posible sus complejos discursos teológicos e históricos. En él Connery se encargó de interpretar a Fray Guillermo de Baskerville (inspirado tanto en Sherlock Holmes como en el filósofo Guillermo de Ockham), quien investigaba el misterioso asesinato de varios monjes.

7. Ramírez en Los inmortales y Los inmortales II

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

Fue también en 1986 cuando Connery encarnó por primera vez a Juan Sánchez Villalobos Ramírez en Los inmortales, retomando el papel cinco años más tarde en Los inmortales II: El desafío. En estos primeros compases de la saga de fantasía iniciada por Russell Mulcahy (que más tarde inspiraría tanto una serie de televisión como tres secuelas más sucesivamente peores), Connery le daba la réplica a Christopher Lambert, intérprete a su vez de Connor MacLeod.

Ambos formaban parte de los "inmortales", humanos cuya existencia se prolongaba a través de los tiempos, así como los conflictos entre varios de sus clanes. Interpretar en un mismo año a Ramírez y a Guillermo de Baskerville supuso un destacado punto de inflexión en la carrera de Connery, de forma que a sus 56 años recién cumplidos se especializara en abordar papeles de mentor. Uno de ellos, de hecho, sería el que le daría el Oscar en su primera (y única) nominación.

8. Jim Malone en Los intocables de Eliot Ness

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

Brian De Palma recurrió a Connery en 1987 para un papel que parecía venirle como anillo al dedo: el de Jim Malone, veterano policía que se convertía en el maestro y principal aliado de Eliot Ness (Kevin Costner) en sus esfuerzos por derrocar el régimen del terror que Al Capone (Robert De Niro) había impuesto en Chicago durante la Ley Seca. Así, tras enfrentarse a la mafia en la vida real (casi tres décadas habían transcurrido desde su encontronazo con Cohen y Stompanato), Connery pasó a hacerlo también en el celuloide.

Malone es el corazón de Los intocables de Eliot Ness, y De Palma lo sabía bien al dedicarle a su muerte una de las secuencias más elaboradas e impactantes de un film que precisamente no iba falto de ellas. El asesinato del personaje de Connery, visualizado desde la perspectiva de su atacante, conmocionó al público, y allanó el camino para que este espectacular thriller fuera nominado a 4 Oscar incluyendo Mejor actor secundario y Mejor banda sonora para Ennio Morricone. Y así, Connery sumó el premio definitivo del mundo del cine a su lista de logros.

9. Henry Jones en Indiana Jones y la última cruzada

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

Solo se llevaba 12 años con Harrison Ford, pero eso no fue impedimento para que Steven Spielberg le eligiera como el padre de Indiana Jones en la tercera entrega de la saga, estrenada en 1989. Sobre sus hombros descansaba, pues, la responsabilidad de que Indiana Jones y la última cruzada cumpliera el ambicioso objetivo de Spielberg: convertir al carismático arqueólogo en un ser humano. Un ser humano que había tomado como apodo el nombre de su perro, para más señas.

La relación de Henry Jones y Henry Jones Junior (aunque este odie que le llamen Junior) supone una de las cimas emocionales del cine de Spielberg y sin duda el gran hallazgo de La última cruzada, tan capaz de mover las lágrimas como las carcajadas. Y de, por supuesto, dar pie a secuencias inolvidables apoyadas por la desbordante química de Ford y Connery, que se enfrentaban a los nazis por tierra, mar y aire recibiendo en cierto momento la ayuda providencial de los pájaros. Carlomagno sabía lo que se hacía, y el bueno de Henry también.

10. Marko Ramius en La caza del Octubre Rojo

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

Jack Ryan llegó por todo lo alto al cine... en una película donde lo menos importante era Jack Ryan. Dirigida por John McTiernanLa caza del Octubre Rojo prefería darle el protagonismo al capitán soviético (y desertor) Marko Ramius por encima del analista de la CIA que encarnaba Alec Baldwin, y entraba dentro de lo posible que Connery hubiera seguido merendándose a Ryan aunque este hubiera sido interpretado por su "hijo" Harrison Ford, algo que sucedería en la secuela Juego de patriotas.

En lo que se refiere a La caza del Octubre Rojo, thriller de espionaje diabólicamente entretenido (sobre todo si tenemos en cuenta que la acción apenas sale del submarino de Ramius), Connery demostró encontrarse en la cumbre de su carisma a principios de los años 90, siendo capaz de cambiar de forma aleatoria el ruso por el inglés sin que nadie se extrañara lo más mínimo. Bastaba con saber que Ramius tenía un objetivo en mente, y que ni los último estertores de la Guerra Fría le iban a impedir conseguirlo.

11. John Mason en La roca

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

¿Sean Connery coprotagonizando junto a Nicolas Cage una película de Michael Bay? Por dar pie a escenarios como este amamos el cine, y La roca es justo la película que tendría que ser cimentándose sobre algo tan hermoso. Los años 90 ya habían visto a Connery interpretar a un cabreadísimo (y cornudo) rey Arturo en El primer caballero y poner voz a Draco en ese pequeño clásico familiar que es Corazón de dragón, pero nadie estaban preparado para la avalancha de explosiones y testosterona del segundo film de Bay como director.

En La roca Connery interpretaba a John Mason, exagente secreto acusado de alta traición al que recurría el FBI para infiltrarse junto a Stanley Goodspeed (Cage) en la mismísima prisión de Alcatraz, tomada por el marine Francis Hummel (Ed Harris). Fue un demoledor éxito en taquilla que acabó derivando en que Connery, cómodo en papeles de tipos profesionales con ganas de colarse en sitios, protagonizara posteriormente junto a Catherine Zeta-Jones La trampa, en 1999.

12. Allan Quatermain en La liga de los hombres extraordinarios

"Y entonces recordé lo que dijo Carlomagno": La carrera de Sean Connery en 12 papeles míticos

Llegado el año 2000 Connery protagonizó Descubriendo a Forrester, dirigida por Gus Van Sant, y más o menos por entonces rechazó interpretar a Gandalf en El señor de los anillos que preparaba Peter Jackson. Su última película con él como protagonista (si no contamos el film de animación Sir Billi, de 2012), terminó siendo una adaptación de La liga de los hombres extraordinarios cuyas críticas fueron atroces.

¿Era de verdad tan decepcionante esta adaptación de las historietas de Alan Moore y Kevin O'Neill? Es posible, pero el caso es que en ella Connery interpretaba a uno de los personajes más queridos de la literatura universal: Allan Quatermain, protagonista de la saga literaria que inaugurara H. Rider Haggard con Las minas del rey Salomón. Solo por la interpretación de nuestro hombre el film ya valió la pena, aunque entristeciera igualmente a la cinefilia cuando, dos años después de su estreno en 2003, Connery anunciara su jubilación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento