Vómitos, ansiedad, traumas: Lady Gaga lo pasó así de mal rodando 'La Casa Gucci'

Ridley Scott tuvo que intervenir en una escena que provocó que Gaga reviviera traumas del pasado. 
Lady Gaga en 'La Casa Gucci'
Lady Gaga en 'La Casa Gucci'
Cinemanía

Lady Gaga ha llevado al extremo lo de ser actriz de método para su próxima película, La Casa Gucci, en la que da vida a Patrizia Reggiani, y la experiencia ha sido bastante traumática para ella. Así se lo ha contado a The Hollywood Reporter en una entrevista reciente, en la que ha afirmado que se ha metido en el papel de forma sincera y honesta. "Me siento muy insegura hablando sobre esto", ha asegurado: "Me pone nerviosa que la gente asuma que estoy haciendo sensacionalista un tipo de actuación". 

La cantante, que ya había revelado con anterioridad que estuvo ensayando el acento italiano del personaje durante nueve meses, ha relatado ahora que también usó técnicas del sentido de la memoria para conectar los traumas de su personaje con los suyos propios, incluyendo la violación que sufrió a los 19 años a manos de un productor musical. Incluso el director Ridley Scott tuvo que intervenir al darse cuenta de que la técnica en cuestión no era sana. 

"Es una escena en la que golpeo una vela encendida y recuerdo que le provoqué un ataque al corazón a Salma [Hayek] ese día", ha recordado: "Estaba derrumbándome mientras Patrizia se derrumbaba". La publicación norteamericana recoge que Gaga ya había experimentado este estado de disociación con anterioridad e incluso llegó a ser hospitalizada en el pasado. 

Como adelantábamos, en el set de La Casa Gucci Scott decidió intervenir, preocupado por lo que esa interpretación le estaba causando a su protagonista. "Ridley me dijo: 'No quiero que te traumatices", ha contado: "Y le respondí: 'Ya lo estoy. Ya he pasado por esto. Tal vez también te lo haya traído'. Él me dijo: 'Bueno, lo dejaré aquí y no te vuelvas a hacer esto a ti misma nunca más". 

Su compromiso con este proyecto y el personaje también provocó que Gaga vomitara durante el rodaje. La grabación duró tres meses y medio y, la mayoría de los días, la actriz y cantante se despertaba a las 3:00h. de la mañana para comenzar con su transformación, un proceso que incluía llevar una calva prostética bajos sus pelucas. A menudos, tras despertar, vomitaba por "la ansiedad, el cansancio, el trauma, el agotamiento, el compromiso y el amor", ha asegurado: "Te levantas, vomitas, vas al set, vomitas otra vez". 

En el reparto de La Casa Gucci también encontramos a Adam Driver como Maurizio Gucci acompañado de Jared Leto, Jeremy Irons y Al Pacino. La película se estrena el 26 de noviembre.

Tráiler de ‘La casa Gucci’, la segunda película de Ridley Scott para este otoño

¿Quieres recibir todos los viernes en tu correo las mejores recomendaciones de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento