Logo del sitio

Villeneuve considera un milagro haber podido seguir dirigiendo tras ‘Blade Runner 2049’

El firmante de ‘Dune’ era consciente de que “estaba flirteando con el desastre”.
Fotograma de 'Blade Runner 2049'
Fotograma de 'Blade Runner 2049'
Warner Bros.

En los últimos años, la carrera de Denis Villeneuve ha estado marcada por los proyectos cada vez más ambiciosos, bien por la complejidad del material de partida o por la enormidad de la empresa… sobre todo una vez comprendió que era la ciencia ficción donde quería destacar. Así, después de conseguir las mejores críticas de su trayectoria con La llegada, el canadiense se involucró en una película de expectativas tan imposibles como Blade Runner 2049, secuela de un título absolutamente seminal de la ciencia ficción. Y aunque su esfuerzo fue muy elogiado, tampoco puede decirse en puridad que fuera un éxito: la secuela de Blade Runner se estrelló en taquilla, sin superar los 100 millones de dólares partiendo de un presupuesto de alrededor de 300 millones.

Lo que se dice un fiasco, que hizo a Alcon Entertainment perder bastante dinero. Cualquiera habría preferido calmarse tras una película tan sacrificada, pero en lugar de eso Villeneuve pensó que era buena idea ponerse con su ansiada adaptación de Dune, consiguiendo convencer a Warner de hacerse cargo del proyecto luego de que también hubiera auspiciado Blade Runner 2049. No está claro por qué desde Warner quisieron darle un nuevo voto de confianza a Villeneuve y el firmante de Sicario tampoco parece saberlo a ciencia cierta, tal y como ha declarado durante una entrevista reciente en Happy Sad Confused. De este modo, el cineasta se muestra consciente de lo muchísimo que se la jugó con Blade Runner 2049.

Tráiler de 'Dune'

“El milagro de Blade Runner 2049 es el siguiente: he seguido haciendo películas y me siguen hablando”, sintetiza, prefiriendo no entrar en el ámbito económico. “Sabía que haciendo esa película estaba flirteando con el desastre. Me puse en un peligro artístico masivo. Eso fue caminar, como me dijo Christopher Nolan una vez, por terreno sagrado. Fue un sacrilegio lo que hice. Me dijeron ‘no hagas eso’. Solo el hecho de seguir haciendo películas para mí… al menos no fui expulsado de la comunidad de cineastas. Fue un juego peligroso”. Y no menos peligroso es el juego de Dune, pues se trata de la primera parte de una adaptación que ha costado una millonada, y que se estrena en un momento especialmente complejo para la industria.

Dune: Parte II, que completaría la historia de Frank Herbert, necesita que la Dune anterior obtenga una recaudación satisfactoria para recibir luz verde: una que ha de enmarcarse dentro de EE.UU. en el modelo híbrido de Warner, según el cual la película llegará simultáneamente a HBO Max y a las salas… con la piratería consiguiente. Por suerte, Dune se ha estrenado mucho antes en otros mercados, incluyendo España, y en todos ellos se está topando con unas cifras espectaculares. Esperemos que estas se mantengan una vez llegue a EE.UU., y Villeneuve pueda cumplir así su sueño de la adolescencia. Meta que, según ha comentado también, supone la presión básica de su nueva película.

“Hay dos presiones diferentes con Blade Runner y Dune. Con Blade Runner tenía que ser respetuoso con la obra maestra de Ridley Scott. Era más bien un acto de amor, pero esto es completamente diferente. Me enfrento a la presión de los sueños que tenía de adolescente”, declaró el director canadiense. “Yo era un gran soñador, y el adolescente que hay en mí es totalitario y tengo que complacer sus sueños. Ese fue el mayor reto”. Luego de su recorrido internacional, Dune llega a EE.UU. este 22 de octubre.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento