Logo del sitio

Un productor acusado de abuso, un escritor mentiroso y unos cuantos reshoots: así se hizo 'La mujer en la ventana'

Amy Adams protagoniza esta adaptación del bestseller de A. J. Finn firmada por Joe Wright cuyo making of no te defraudará 
La mujer en la ventana
La mujer en la ventana
Netflix

Esta es la historia de un engaño. Ya lo era antes de que existiese la película, cuando The Woman in the Window, una primera novela firmada por A. J. Finn, alcanzó el puesto número 1 en el Top 10 de bestsellers del New York Times. Tras vender los derechos por una suma millonaria, firmar contratos de traducción con más de 40 países y agenciarle los derechos de la adaptación cinematográfica al productor Scott Rudin, un devastador artículo del New Yorker destapó la verdad, o al menos la concatenación de mentiras que había sido su vida hasta ese momento, de Dan Mallory, el hombre tras el pseudónimo de A. J. Finn.

Las primeras señales de alerta, contaba el periodista Ian Parker en su impecable artículo A Suspense Novelist´s Trail of Deceptions, habían aparecido durante un coloquio de un festival literario en el que el escritor había confesado un largo historial depresivo con incursiones bastante frecuentes en el electroshock que, en otras apariciones públicas posteriores, mutaría en el diagnóstico de un trastorno bipolar. Ese tipo de inconsistencias se repetían en las entrevistas a Dan Mallory, en forma de un doctorado en Oxford que nunca existió o el mérito de haber publicado un libro de J. K. Rowling con seudónimo. 

Decidido a tirar de este hilo, Parker entrevistó a numerosos exprofesores o excompañeros de este editor reconvertido en escritor. Casi todos coincidían en algo: era un impostor. Como muchos pertenecían al mundillo literario, añadían que “tenía un rollo parecido a El talento de Mr. Ripley”. Uno de ellos, al recibir la llamada del periodista, contestó: “Dios mío, sabía que recibiría esta llamada algún día. Lo que no sabía era si vendría de ti o del FBI”.

Siempre dentro de la legalidad, que sepamos, Mallory había ido dejando a su paso un reguero de mentiras inconstantes sobre sí mismo y su familia. Para entrar en New College, Oxford, el escritor había escrito un ensayo sobre el cáncer de mama de su madre y sobre su hermano, un enfermo de fibrosis quística con discapacidad intelectual. Ambos habían muerto mientras Mallory cuidaba de ellos, a pesar de que Parker los encontró sanos y salvos en Amagansett, lugar de origen del autor.

La mujer en la ventana
La mujer en la ventana
Netflix

A lo largo de su vida profesional, Mallory recurriría también a las enfermedades familiares –su hermano se suicidió en alguna de sus historias– para excusar sus sospechosas desapariciones en la oficina, y más sorprendentemente, a las suyas propias, llegando a inventar un tumor cerebral inoperable, en un trabajo, y en el siguiente, otro que sí se podía operar pero con riesgo de parálisis total de la cintura para abajo.

El giro de guion definitivo en la vida de Dan Mallory ha sido el anuncio de la producción de una serie inspirada en el artículo del New Yorker. Según Entertainment Weekly, la serie la dirigirá Janicza BravoJake Gyllenhaal interpretará al escritor. ¿Alguien ha dicho Nightcrawler?

Una adaptación con muchos giros de guion

Con estos cimientos literarios cualquiera podría aventurar que el proceso de adaptación de La mujer en la ventana no iba a ser uno cualquiera, incluyendo test screenings, reshoots, el paso de 20th Century Fox a Disney, pandemias y un retraso en su estreno de más de dos años que se ha dejado las salas de cine por el camino. 

Fue en 2018 cuando el productor de Wes Anderson o Greta Gerwig Scott Rudin compró los derechos del bestseller. Hoy, Rudin está en la palestra y no precisamente por sus colaboraciones con nuestros directores favoritos sino por un aluvión de acusaciones por abuso por parte de sus trabajadores. ¿Recordáis The Assistant, película maravillosa que puede verse en Filmin? Pues algo parecido.

Mucho antes de que estas acusaciones salieran a la luz, Rudin incorporó al proyecto de La mujer en la ventana a Tracy Letts –el guionista de Killer Joe y Agosto y, más importante, el padre de Saoirse Ronan en Lady Bird–. Y si, hasta ese momento, todo pintaba razonablemente bien para la adaptación de un bestseller en la línea de La chica del tren, Letts no tardó en referirse en The Playlist al proceso de escritura de guion con las siguientes palabras: “Kinda sucked”. Ups.

La mujer en la ventana
La mujer en la ventana
Netflix

Y eso que el proyecto tenía detrás a un director tan solvente como Joe Wright, cuyo filme anterior, El instante más oscuro, se había alzado con seis Oscar. El autor de Expiación nunca se las había visto dirigiendo un thriller y el reto le tentaba tanto como rodar una película entera sin salir de una casa, ya que La mujer en la ventana es la historia de una mujer agorafóbica que, como James Stewart en La ventana indiscreta, atisba en el apartamento de sus vecinos de enfrente sucesos un tanto sospechosos. Para quitarse el marrón de encima, Wright comienza con un plano de la película de Hitchcock en la televisión, aunque olvida incluir otro de Copycat, con la que La mujer en la ventana también guarda cierto parecido.

“Lo primero que tuve claro es que iba a tener que rodar en un decorado en vez de en localización real –nos cuenta por teléfono desde su casa en la campiña inglesa mientras oímos de lejos los ladridos de su perro–. Me planteé el decorado como si fuese una casita de muñecas, donde pudiese mover la cámara a través de las paredes o las escaleras, consiguiendo que el aspecto visual fuese muy fluido. El gran reto era evitar repetir los mismos planos”. Para acometer tal desafío, Wright se rodeó del director de fotografía Bruno Delbonnel y del diseñador de producción Kevin Thompson (Ad Astra), que se encargó de la construcción del brownstone del siglo XIX de Harlem en el que vive encerrada Anna Fox, la protagonista.

Wright tuvo claro desde que leyó la novela que Amy Adams era la candidata idónea para interpretarla, aunque su hijo pequeño parece empeñado en atribuirse el mérito del casting. “Estaba en Los Ángeles con mi hijo, que tenía seis o siete años por aquel entonces. No tenía niñera así que me lo llevé al desayuno con Amy Adams en el que íbamos a hablar de la película –recuerda el director–. Le dije que por favor estuviese callado mientras yo hablaba de la peli con Amy. Por supuesto, cuando llegamos allí no pararon de hablar entre ellos y yo casi no pude meter baza. Pero cuando Amy dijo que sí a la película mi hijo se atribuyó todo el mérito”. 

La mujer en la ventana

https://www.youtube.com/watch?v=J0hTmzISOlQ

Credit: 20th Century Fox
La mujer en la ventana 
Netflix

¿Y por qué Amy Adams? Wright, que se reconoce fan absoluto de la actriz desde que la vio en Junebug, no se anda con medias tintas: “Es una actriz muy valiente. Rabiosamente inteligente. Es meticulosa. Muchas actrices son intuitivas y otras son brillantes en lo técnico. Ella es uno de esos casos raros que es las dos cosas. Es la actriz ideal”. Para completar el reparto de La mujer en la ventana, Wright volvió a contar con Gary Oldman –su Churchill en El instante más oscuro– interpretando, en este caso, al violento marido que habita frente a la casa de Anna Fox, y con Julianne Moore en el papel de su mujer, mientras que Fred Hechinger (Eighth Grade) interpreta al hijo de ambos.

Bien. Volvamos a la cadena de contratiempos que muy probablemente culmine este fin de semana con La mujer en la ventana en el Top 1 de lo más visto en Netflix, junto a Tyler Rake y A ciegas. El estudio, que previamente había dado el visto bueno al guion de Tracy Letts, decidió organizar un test screening. Resultado: el público no entendió nada. “Fue un problema de claridad –explica Wright cuando le preguntamos por los reshoots que tuvo que hacer–. En este caso, era un problema de escasez de información al principio de la película. Tuve que volver a clarificar ciertos elementos”. Solo queda saber qué piensa Dan Mallory de todo esto y a qué nueva enfermedad recurrirá si el resultado no es de su agrado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento