Logo del sitio

'Spider-Man: No Way Home': Doctor Octopus, el multiverso... analizamos los mejores momentos del primer tráiler

El primer adelanto de la esperada película ha dejado no pocas revelaciones y grandes pistas de lo que está por venir.
Fotograma de 'Spider-Man: No Way Home'
Fotograma de 'Spider-Man: No Way Home'
Cinemanía

"Qué ha pasado?" Le pregunta Tom Holland a Benedict Cumberbatch, con la misma cara de incredulidad y desconcierto con la que se han quedado todos los que hemos visto el tráiler de Spider-Man: No Way Home. ¿Cuál es el hechizo de Strange? ¿Por qué ha desatado el multiverso, y qué implica eso? ¿Qué pinta el Doctor Octopus de Alfred Molina en todo esto? ¿Y el Duende Verde? Bien, analizamos los mejores momentos y grandes incógnitas en detalle.

Todo empieza con Peter (Holland) y MJ (Zendaya) tumbados en una azotea, como si nada hubiera pasado. MJ lee un periódico que cuenta cotilleos de Spider-Man, pero ojo, no es el Daily Bugle (recordemos la aparición de J.K. Simmons al final de Lejos de casa comentando la revelación de su identidad a través de un podcast del Daily Bugle. Net). Los rumores y chismes con Spidey y Parker ahora que se sabe que son la misma persona son la comidilla de todos, lo que va a dificultar a la entrañable pareja llevar una vida del todo normal.

Tal y como cabía esperar, la revelación de la identidad de Spider-Man ha puesto en peligro no solo la vida de Peter Parker sino también la de todos los que lo rodean: su mejor amigo Ned (Jacob Batalon), MJ, su tía May (Marisa Tomei)... incluso de un Flash (Tony Revolori) al que se puede ver teñido, ¿se acabará convirtiendo del todo en el bully original?

Además, Peter está siendo interrogado por la muerte de Misterio (Jake Gyllenhaal), de la que ahora es principal culpable. A nuestro amigo y vecino se le acaba el tiempo y no tiene nadie a quien acudir por ayuda. ¿Nadie? ¿Es que no ha aprendido nada de sus aventuras con Los Vengadores salvando el mundo de Thanos? Espera un segundo...

La que has liado, Peter

Y así sucede. Peter se presenta en el el 177A Bleecker Street en Greenwich Village de Nueva York, o como lo conocen la mayoría de fans de Marvel, el Sanctum Sanctorum. La opulenta casa de Stephen Strange es ahora una mansión completamente congelada, pero todavía resulta habitable y acogedora gracias al trabajo de Wong (Benedict Wong), que se toma unas vacaciones más que merecidas al estilo de Merlín el encantador. Strange, que lleva un buen plumas junto a su capa y, ojo, la sudadera de la universidad donde estudió medicina, le cuenta Parker que puede que uno de sus hechizos resuelva el problema, aunque Wong le advierte que es peligroso y es mejor no hacerlo.

Ya sabemos como es el bueno de Parker, que no calla, y es precisamente por eso que la pone en peligro todo cuando distrae a Strange en medio del conjuro para que todos olviden que es Spider-Man. Ello desata una explosión de colores pero también la alteración del mundo tal y como lo conocemos. Bienvenido multiverso, te estábamos esperando.

"Hemos alterado la estabilidad del espacio-tiempo", le explica Strange a Peter, mientras se puede ver a Spidey corretear por un edificio cambiante que parece salido de Origen. La propia Nueva York parece venirse abajo y aparecen una gran tormenta con rayos incluidos, ¿tendrá algo que ver con el mayor villano eléctrico del arácnido, Electro? Parecería mucho suponer, si no fuera porque la traca final está plagada de indicios hacia otros villanos del superhéroe.

No obstante, al que primero vemos no es a un enemigo, sino a un gran amigo, Happy Hogan (Jon Favreau). El que fuera la mano derecha de Tony Stark (Robert Downey Jr.) parece estar en peligro y todo apunta a que también lo han relacionado con la muerte de Misterio para inculpar a Peter. Pero lo mejor viene ahora, con el grito que sorprende a Spidey por la espalda y que parece proceder de una criatura subterránea, ¿podrá ser Lagarto? El multiverso es oscuro y alberga horrores. 

"Hola, Peter"

Lo que no deja lugar a dudas son los dos momentos posteriores a este sobresalto. El primero es un frame en el que se pueden ver chocar un enorme rayo con una gran masa de arena. Segunda aparición de algo relacionado con la electricidad y primera con la arena, ¿es esto lo que parece? Porque si es así, Peter está en problemas. Y para colmo, una bomba con temporizador y luz verde es arrojada sobre la carretera. Ese explosivo solo puede tener un dueño, y de hecho se puede oír cierta risita de fondo para confirmar lo que todos temíamos: el Duende Verde ya está aquí.

Pero lo mejor siempre se deja para el final, y así sucede con el tráiler de Spider-Man: No Way Home. Cuando parece que todo está acabado, unos tentáculos metálicos aparecen para revelar la identidad de alguien a quien todos creíamos muerto: el Doctor Octopus de Alfred Molina. Lo chocante de la aparición de este mítico villano es precisamente que sea el mismo actor de Spider-Man 2 el que lo interprete. Algo parecido a lo que sucedió en Bruja Escarlata y Visión con Evan Peters solo que sin trampas, porque aquí parece que sí dará vida al mismo personaje.

La aparición de Alfred Molina ya sí que deja definitivamente abierta la puerta a miles de especulaciones, empezando el mayor rumor de todos los que rodean a Spider-Man: No Way Home, el que dice que los otros dos intérpretes del arácnido, Andrew Garfield y Tobey Maguire, aparecerán también en el filme. Ya lo ha dicho Strange, el multiverso es complicado de explicar y de entender, pero no hace falta pensarlo dos veces para intuir que si hay un Doctor Octopus en este universo, puede haber más de un Spidey. Y pensar que todo empezó porque el Parker de Holland es un bocazas...

¿Quieres recibir todos los viernes en tu correo las mejores recomendaciones de cine y series? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento